España

El PSC solo echará a la CUP de Badalona si no gobierna el PP

Los socialistas exigen apoyo a los populares para gobenar, pese a tener solo cuatro ediles

Tercero por la izquierda, en primera fila, el concejal de la CUP en Badalona José Téllez, ayer ante el juez
Tercero por la izquierda, en primera fila, el concejal de la CUP en Badalona José Téllez, ayer ante el juez - Efe

El «circo» organizado por el gobierno municipal de Badalona a cuenta del Día de la Hispanidad puede tener consecuencias tanto judiciales -ya en marcha tras la denuncia penal por desobediencia presentada por el PP- como políticas.

La fragmentada composición del pleno y el hecho de que el PP, pese a ganar las elecciones, fuese desalojado tras el acuerdo de todos los partidos de izquierda en contra del exalcalde Xavier García Albiol, puede desembocar en una rotunda, aunque complicada ahora mismo, recomposición del gobierno municipal.

De entrada, y como condición indispensable, el PSC, cuyos votos garantizan la estabilidad y acabaron decantando la balanza a favor de un gobierno de izquierdas liderado por Podem y la CUP -en el que también se integran ICV y ERC-, confirmó ayer su disposición a buscar un acuerdo con otras fuerzas políticas, en alusión al PP, Ciudadanos y CiU, para desalojar a la actual alcaldesa, Dolors Sabater.

Como si las advertencias y los avisos no estuviesen allí desde hace tiempo, los socialistas en Badalona parecen haberse dado cuenta de manera repentina de que con su apoyo, quien gobierna en Badalona en realidad no es tanto Sabater -una suerte de Ada Colau trasladada a Badalona- como la CUP en su versión más radical.

El gesto desafiante del edil antisistema José Téllez rompiendo en pedazos la interlocutoria judicial que conminaba al Ayuntamiento a no abrir el 12 de octubre han puesto a la agrupación local del PSC ante el espejo de sus propios actos.

El problema, trasladable también a la política autonómica, es que las prevenciones de los socialistas con la CUP son tantas como las que tienen respecto al PP. En este sentido, el presidente del grupo del PSC en Badalona, Álex Pastor, anunció ayer que hablará «con todas las fuerzas políticas» para explorar si existe la posibilidad de «un gobierno alternativo liderado» por ellos.

Los socialistas, que tenían en Badalona uno de sus feudos históricos, se desplomaron en las elecciones de 2015 hasta los cuatro ediles. Pese a ello, ayer insistían en gobernar la ciudad con el apoyo externo del PP.

Contra Albiol

Los socialistas, pese a denostar el «circo» del actual gobierno municipal siguen usando como espantajo la figura de García Albiol, con seguidores tan entusiastas como sus detractores, que le reprochan su «discurso xenófobo».

«Tuvimos una posición muy clara y la mantenemos. Ni Albiol ni ningún concejal del PP estará en la alcaldía mientras nosotros seamos determinantes. Nunca podríamos llegar a un acuerdo con Albiol», sostuvo el líder del PSC, calcando el mismo argumento que empleó luego Miquel Iceta.

La pretensión del PSC es inviable para los populares. «No participaré de este circo. Son ganas de tomar el pelo y de marear la perdiz», afirmó García Albiol. Pese a ello, Albiol instó al resto de partidos a «sentarse en una mesa y hablar» para analizar si es posible impulsar una moción con un primer edil popular. La líder de C’s en Cataluña, Inés Arrimadas, reclamó al PSC y al PP «responsabilidad» y «altura de miras» para propiciar el cambio en Badalona. Ahora mismo, un imposible.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios