España

La estrategia de Arran: «Si hay más represión del Estado, actuaremos»

La formación intensifica su actividad en los últimos meses para defender la consulta como herramienta del cambio social

Miembros del grupo Arran en la manifestación del Primero de Mayo por la Izquierda Alternativa
Miembros del grupo Arran en la manifestación del Primero de Mayo por la Izquierda Alternativa - TONI ALBIR

Las fuentes consultadas por ABC explican que Arran es consciente del rechazo a sus acciones en amplios sectores ciudadanos, pero a pesar de ello responden con contundencia: «Es obvio que si ponemos contra la espada y la pared al sistema, responderán con represión, ya sea judicial, económica o en clave política o mediática. Si hay un repunte de la represión, no tendremos ningún problema en actuar en consonancia», advierten.

Ya el 4 de julio de 2012 Marc Garcés Casas, portavoz de Arran, dejaba bien claro que para su organización era legítimo utilizar la violencia para conseguir sus objetivos: «Apostamos por la acción directa y la lucha en la calle -asegura-. La agitación es un puntal del independentismo juvenil combativo catalán (…) Somos suficientemente fuertes como para plantar cara. (…) Con la situación actual entendemos que la gente utilice estas formas de lucha (se refiere a la quema de contenedores y otras acciones similares) y en ningún caso las rechazamos».

El portavoz de Arran en 2012, Garcés Casas, dejó claro que su organización legitima el uso de la violencia
El pasado 27 de marzo 70 militantes de Arran intentaron ocupar la sede del PP en Barcelona, una acción simbólica y de gran repercusión mediática con la que querían dar a conocer su campaña «L’Organitzaciòn ès la clau de la victòria» (La organización es la clave de la victoria), que reivindica el referéndum secesionista como herramienta para el cambio social.

El 1 de junio tres miembros de la organización juvenil se encadenaron a las puertas del edificio de la Bolsa de Barcelona mientras otros 20 realizaban una sentada a su alrededor y leían un manifiesto en el mismo sentido: «Entendemos el referéndum como una herramienta para el cambio social y los reivindicamos desde el anticapitalismo».

Durante las últimas semanas, la formación juvenil ha intensificado su actividad y no ha cesado en su empeño de difundir la citada campaña para afrontar el periodo decisivo previo a la celebración del referéndum.

La mejor prueba de la implicación de Arran en este proceso son sus últimas acciones, en los que ha habido un aumento de la intensidad y beligerancia de las mismas. El 27 de julio cuatro militantes de la organización, encapuchados y cuchillo en mano, abordaron a plena luz del día un autobús turístico que circulaba cerca del Nou Camp, obligándole a detenerse. Luego pincharon sus ruedas y realizaron pintadas reivindicativas.

Horas después reivindicaban el ataque en las redes sociales justificándolo como un «acto de autodefensa» ante el turismo masivo y ante un «sistema económico que nos convierte en esclavos». Además aseguraban que «la calle debe estar articulada y dispuesta a defender sus objetivos».

Toda la actualidad en portada

comentarios