Así sería el mapa del poder autonómico y municipal si gobernara la lista más votada

El PP es el partido más perjudicado por los pactos postelectorales

Actualizado:

El Partido Popular ha recuperado su demanda de que gobierne la lista más votada, como respuesta a las negociaciones de Ciudadanos y Podemos para cambiar el método de asignación de escaños. Los pactos postelectorales arrebataron al PP comunidades autónomas como la Comunidad Valenciana o Aragón; numerosas capitales, como Madrid o Valencia; además de resultar el más perjudicado en el conjunto del mapa municipal.

Si se respetara el principio de que la lista más votada gana el Gobierno, Ciudadanos controlaría ahora la Generalitat de Cataluña, y no a la espera de un pacto entre partidos independentistas, los únicos que suman mayoría parlamentaria. El PP estaría mandando en Castilla-La Mancha, Baleares, Aragón y Comunidad Valenciana, ahora en manos del PSOE gracias al apoyo de Podemos; y en Cantabria, donde la falta de una mayoría absoluta dio el poder al Partido Regionalista Cántabro de Miguel Ángel Revilla. Además, sus socios de UPN estarían en el poder en Navarra, controlada por la Geroa Bai de Uxue Barkos. Ningún otro partido que haya sido el más votado en las últimas elecciones autonómicas está fuera del gobierno.

El PP también es el más perjudicado en el ámbito municipal. En los comicios locales de 2015, los populares fueron los más votados en 3.443 municipios, pero solo gobiernan en 3.037. El partido de Mariano Rajoy solo fue capaz de arrebatar con pactos postelectorales 79 alcaldías a sus rivales, ninguna de ellas núcleos importantes, mientras que perdieron casi medio millar, algunas plazas tan relevantes como Madrid, Zaragoza, Valencia, Palma de Mallorca, Cádiz o La Coruña, en manos de Podemos y sus confluencias; o Córdoba, Granada, Oviedo, Toledo, Alicante o Castellón, en poder del PSOE; o Vitoria, en poder del PNV.

El PSOE, por su parte, salió muy beneficiado de los pactos electorales. De ser el partido más votado en 2.471 municipios ha pasado a gobernar en 2.584. Las negociaciones le dejaron fuera de 182 Ayuntamientos donde habían sido la lista más votada, pero en cambio consiguió cerca de 300 donde no lo habían logrado.

El PSOE, Ciudadanos y Podemos, sin embargo, rechazan la elección directa de alcalde. El PP espera, al menos, que Albert Rivera se comprometa a no dejar caer a los candidatos municipales que se impongan en las urnas, informan Itziar Reyero y Víctor R. Almirón. Ciudadanos considera que la aritmética parlamentaria debe jugar su papel, aunque está dispuesto a estudiar un sistema de doble vuelta en las municipales. El cambio de la ley electoral es prioritario para la formación, como demuestran las negociaciones con Podemos.

A pesar de que en 2004 el PSOE llegó a incluir en su programa electoral un sistema de doble vuelta para los Ayuntamientos, actualmente no está entre sus prioridades, aunque tampoco se cierra a ello. En ningún caso sería partidario de la victoria de la lista más votada porque consideran que rompe con el sistema de representación, pero estarían dispuestos a estudiar la segunda vuelta en las municipales.

Podemos considera que dar el gobierno directamente al partido más votado supone cambiar el sistema parlamentario por un sistema presidencialista.