Comitiva oficial del Príncipe heredero de Arabia Saudí, Bin Salman Abdulaziz al Saud, a su llegada a Madrid
Comitiva oficial del Príncipe heredero de Arabia Saudí, Bin Salman Abdulaziz al Saud, a su llegada a Madrid - EFE

El séquito de 600 personas que acompaña al Príncipe de Arabia Saudí

Mohamed bin Salman se aloja en el Palacio de El Pardo, reservado a jefes de Estado, y sus acompañantes se reparten por tres hoteles de lujo de Madrid

MadridActualizado:

El Príncipe de Arabia Saudí llegó ayer miércoles a la base aérea de Torrejón de Ardoz con tres horas de retraso sobre el horario previsto y acompañado por un séquito de 600 personas. El Gobierno tuvo la deferencia de ofrecerle como alojamiento el Palacio de El Pardo, habitualmente reservado a jefes de Estado. Y allí pasó la noche el Príncipe saudí acompañado por sus colaboradores más cercanos.

El resto del séquito se repartió por tres hoteles de lujo de Madrid, aunque la mayoría -unos 400- se hospedaron en el Hotel Eurostars. El Príncipe está invitado por el Estado español, pero normalmente estas invitaciones tienen un límite en cuanto a gastos, y si el visitante lo supera -como ocurre en este caso-, la diferencia corre de su cuenta.

Al coincidir la visita oficial con el partido del Real Madrid y el Juventus de Turín, ayer se esperaba la presencia de algunos miembros del séquito en el Bernabéu.

El hecho de que el Príncipe Mohamed aún no sea jefe de Estado ha modificado también el almuerzo que hoy le ofrecerán los Reyes en el Palacio Real y que se ha preparado en el Salón de Columnas, en lugar del comedor de gala.

Otra novedad será que no habrá discursos durante el brindis, una práctica que no es habitual entre los mandatarios árabes. En el Palacio Real también se ha diseñado un menú con alimentos permitidos por la religión musulmana.

El Príncipe Mohamed, de 32 años, es hijo del Rey Salman, de 82, quien mantiene una estrecha relación de amistad con Don Juan Carlos y asistió a la boda de los entonces Príncipes de Asturias en mayo de 2004. Sin embargo, Don Felipe no ha tenido hasta ahora ocasión de mantener ningún encuentro institucional con él.