Vídeo: Barcelona sabrá hoy si se convierte en la sede de la Agencia Europea del Medicamento - ATLAS

El secesionismo lastró las opciones de Barcelona para acoger la Agencia Europea del Medicamento

Barcelona cayó en la primera ronda de la votación para acoger la sede de la institución europea

BarcelonaActualizado:

La Unión Europea decide este lunes mediante voto secreto y entre 18 ciudades candidatas la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), a la que aspiraba Barcelona, que partió de salida como una de las favoritas, pero que ha visto frustradas sus opciones a causa del desafío independentista.

Los líderes de la UE fijaron el pasado junio los criterios técnicos que se exigen para la mudanza, el 31 de julio se cerró el plazo para presentar las candidaturas y, desde entonces, apenas se ha abordado el debate formal en Bruselas para subrayar que son cuestiones «objetivas» —como asegurar su actividad de inmediato tras el traslado— las que decidirán la balanza.

Sin embargo, los países con ciudades candidatas han apurado los esfuerzos diplomáticos y negociaciones discretas para asegurar el mayor número de apoyos este lunes en un proceso con voto secreto que prevé hasta tres rondas de votación si ninguna de las aspirantes no se impone con claridad en una fase anterior.

En el caso de Barcelona, cuya evaluación técnica a manos de la Comisión Europea la colocó en un principio entre las mejores ofertas, la crisis política en Cataluña y la incertidumbre que ello ha provocado «no ayuda en absoluto», como reconoció el pasado viernes el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

La candidatura de la Ciudad Condal contó de partida con el apoyo inequívoco tanto del Gobierno de Mariano Rajoy como de la Generalitat y del Ayuntamiento de la ciudad, pero las tensiones han debilitado este frente.

El desafío independentista «preocupa» en la Unión Europea, como reconocen fuentes europeas de todo signo, aunque oficialmente no se haya expresado así en los debates sobre la EMA. La inseguridad sobre el futuro de la Comunidad Autónoma era el «elefante en la habitación», como lo definió un alto funcionario europeo al inicio de la crisis.

Con todo, España contaba con sumar un gran número de apoyos, incluidos los de sus vecinos Portugal y Francia, que concurrían con sus propias candidatas, y otros países como Rumanía, según fuentes diplomáticas. Alemania, sin embargo, había insinuado que si caía su aspirante —Bonn— su voto sería para Milán, otra de las favoritas en la carrera y cuya candidatura ha estado muy activa en Bruselas.

Barcelona hizo valer entre sus puntos fuertes que contaba con un edificio, la Torre Glòries, preparado para recibir la EMA «hoy mismo»; el respaldo de la Agencia Española del Medicamento, una de las más potentes de Europa y que colabora estrechamente con la EMA; y la fuerte presencia del sector. De hecho, la ciudad catalana ya quedó en segundo lugar cuando Londres fue la designada para acoger la EMA en 1995.