España

Santamaría deja en manos del Congreso la iniciativa de reformar la Constitución

Advierte a Unidos Podemos de que sus propuestas para modificarla equivalen a «liquidar la esencia de la nación»

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión de control - EFE

A seis días de que la Constitución Española cumpla 38 años, la Ley de Leyes y el encaje de Cataluña en la misma se han convertido en dos de los protagonistas de la segunda sesión de control de la legislatura, ante las preguntas formuladas por la oposición a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

La número dos del Ejecutivo ha dejado ver que Moncloa no tiene miedo a abordar la reforma de la Carta Magna, siempre que exista el consenso necesario, pero que no tiene interés alguno en impulsarla. «La Constitución española se ha reformado dos veces y las dos veces por iniciativa legislativa de esta Cámara», ha recordado al portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón,

De este modo, ha dejado en manos del Congreso el impulso de cualquier modificación y ha advertido que las propuestas que formula la formación morada equivalen a «liquidar la esencia de la nación misma».

Diferencias entre Iglesias y Errejón

Aludía así al apoyo de la formación morada a la convocatoria de un referéndum en Cataluña, y no ha dudado en hacerle ver la dificultad de lograr un consenso tan amplio como el de 1978 enfrentándole a las propias divisiones internas que sufre su partido.

«Convendría que ambos vinieran consensuados de casa» le ha echado en cara, en alusión a la pregunta formulada previamente en el Pleno por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Dentro de este marco de defensa del entendimiento, y en respuesta a una pregunta de la diputada socialista Meritxell Batet sobre Cataluña, Sáenz de Santamaría se ha comprometido a «trabajar para abrir cauces de diálogo» con la Generalitat. «Los catalanes han estado siempre en nuestra agenda, porque este Gobierno es también Gobierno en Cataluña y de todos los catalanes», ha avanzado.

En este sentido, y como había hecho primero el presidente del Gobierno con el portavoz socialista, la vicepresidenta ha mostrado su voluntad de entendimiento al PSOE invitándole a dialogar «mucho» con el Gobierno. Pero, al mismo tiempo, no ha querido dejar pasar la oportunidad de advertir sobre una radicalización del PSC en la cuestión catalana. «Espero que ustedes y nosotros estemos siempre en el mismo sitio, en el respeto a la ley y a nuestro marco constitucional de convivencia. Ese es el entorno adecuado para el diálogo, le ha emplazado».

Menos conflictividad con el País Vasco

La relación entre la Generalitat y el Gobierno Central no será la única cuyas revoluciones se ha comprometido a rebajar la vicepresidenta. También al diálogo entre Ajuria Enea y la Moncloa llegarán estos nuevos aires de entendimiento, según ha confirmado la número dos del Gobierno al avanzar su «voluntad de reducir la conflictividad» entre la Administración Central y las instituciones vascas. En este caso, no tanto por el diálogo mismo sino, aunque no la ha dicho la vicepresidenta, por la posición del PNV como socio potencial ante la negativa del PSOE a apoyar los próximos Presupuestos del Estado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios