Jaume Roures, presidente de Mediapro, en una imagen de archivo - ÁNGEL DE ANTONIO

Roures: un empresario entre la política y el negocio

Los devaneos de Podemos con el independentismo se leyeron como una de las derivadas de aquel encuentro propiciado por Roures

BarcelonaActualizado:

El «procés» necesitaba un altavoz, y Jaume Roures puso su potencia mediática al servicio de la causa. Así lo concluye la Guardia Civil, y así se entiende tras analizar las últimas iniciativas de este empresario catalán, cabeza visible de un grupo audiovisual, Mediapro, valorado en unos 1.800 millones de euros.

Más allá de sus intereses empresariales, su afán político y voluntad de influir, de manera particular en los acontecimientos políticos en Cataluña, se hacían visibles a finales de agosto, en vísperas del otoño catalán, cuando se conoció su papel de anfitrión en la cena que sentó en una misma mesa a Pablo Iglesias (Podemos) y Oriol Junqueras (ERC).

Entonces se leyó aquel encuentro como un intento de armar una alianza postelectoral entre el populismo y el secesionismo tras el referéndum de octubre y ante unas elecciones autonómicas que ya se vislumbraban. Los devaneos de Podemos con el independentismo se leyeron como una de las derivadas de aquel encuentro propiciado por Roures, lo que al PDECat le «olía» a reedición del tripartito. Nada de eso fue.

Eran los mismos devaneos del propio empresario con el secesionismo, poniendo su productora detrás del documental que quería destapar las «cloacas» del Ministerio del Interior en la supuesta «guerra sucia» contra políticos catalanes, o de manera más reciente, la «película» del referéndum de octubre que emitió TV3 para glorificar esa jornada.

Antes que eso, y en una perfecta metáfora de una particular manera de funcionar que aúna el negocio y la política, montó en la sede de Mediapro el centro de prensa del referéndum, un centro al que los periodistas tuvieron que pagar previamente para poder acceder.