Romeva dice a países extranjeros que ya hay observadores internacionales

Oculta a qué organismos pertenecen ni bajo que legalidad internacional realizarán sus funciones

MadridActualizado:

La consejería de Exteriores del Gobierno catalán, al frente de la cual se encuentra Raül Romeva, sigue intoxicando a las embajadas con informes manipulados sobre la realidad política, dentro de su estrategia de conseguir apoyos internacionales a su causa independentista. Unos apoyos que hasta ahora han fracaso en todos los frentes. El primero de estos informes lo envió el pasado 31 de agosto, como ya adelantó ABC en su edición del pasado día 18. A partir de entonces, y hasta esta semana, está cumpliendo su compromiso de remitir cada siete días un documento en el que desde una óptica subjetiva anañizan lo que está sucediendo en la región.

En el tercer envío, con fecha del 14 de septiembre y al que ha tenido aceso ABC, se atreve a concretar incluso las misiones de observadores internacionales que van a estar presentes el domingo en Cataluña para vigilar la consulta. Unos observadores sobre los que no indica a qué organización internacional acreditada pertenecen, ni bajo qué amparo legal internacional van a realizar su tarea.

Concretamente, en el informe enviado a los ministros de Exteriores de diferentes países, aseguran que «hasta la fecha, dos misiones han sido acreditadas, a través de la Comisión Electoral de Cataluña». Este organismo, en su traducción al español, es la denominada Sindicatura Electoral, el órgano encargado de velar por el referéndum, y que fue disuelto el viernes para no hacer frente a las cuantiosas multas impuestas por el Tribunal Constitucional, que tumbó el 7 de septiembre la Ley del Referéndum, en base a la cual se creó este organismo.

La Generalitat asegura que estos observadores vendrán acompañados de expertos electorales de «Francia, Irlanda, Nueva Zelanda, Polonia, Reino Unido y Estados Unidos», que se unirán a ellos en un corto plazo y serán desplegados por toda Cataluña. Los dirigentes de la Generalitat subrayan en su escrito que «la presencia de los observadores internacionales es bienvenida como un elemento extra para garantizar que la votación se lleva a cabo de acuerdo con lo establecido en las prácticas y estándares internacionales».

Las fuentes consultadas por ABC indican que los observadores deben ser solicitados por los Gobiernos soberanos a organismos o instituciones internacionales, como la OSCDE o la Unión Europea, entre otros. Según la «Declaración de principios para la observación internacional de elecciones» y el «Código de Conducta para observadores internacionales de elecciones», estas misiones debe respetar la «soberanía, las leyes y las autoridades del país donde se celebran». Condiciones que no se producen en el caso catalán.

Esta manipulación sobre los observadores internacionales no es la única que se refleja en este tercer envío, como ya sucedió en el primero. En relación a la Sindicatura Electoral, afirman que es «imparcial», pero no dicen que sus cinco miembros han sido designados por Junts pel Sí y por la CUP, los dos partidos independentistas que han convocado la consulta. Las demás formaciones políticas no han participado en su elección.

«La votación ha empezado»

Sobre la celebración del referéndum llegan a afirmar que «fuera del país la votación ya ha comenzado» y que se está permitiendo la participación en el referéndum «de cientos de catalanes registrados con residencia permanente en el extranjero»

La Generalitat de Cataluña pone en la diana al Gobierno español, asegurando que «durante las últimas horas ha intensificado sus acciones contra el referéndum». En este sentido, hace alusión a que, «en un día, los jueces españoles prohibieron actos en Madrid y Barcelona en apoyo al referéndum catalán» y ha ordenado «la puesta en marcha de una investigación de 729 alcaldes, así como su detención, si no comparecen ante las autoridades».

En esta línea, el 14 de septiembre ya sacan pecho por el acuerdo «alcanzado con el Ayuntamiento de Barcelona, que permitirá la votación en esta ciudad». Los independentistas han querido transmitir a lo países receptores de este informe que, «a pesar de estos obstáculos, la determinación del Gobierno catalán permanece inquebrantable» y que va a seguir trabajando, «como siempre», para «asegurar que la votación se realice».