España

Rivera: «Si el PP tuviera mayoría absoluta, Soria ya estaría en el Banco Mundial»

El líder de Ciudadanos espera que si Sánchez le llame sea para aceptar su oferta de «mesa a tres» con el PP

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos - EFE

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cree que «si el PP mantuviera una mayoría absoluta, José Manuel Soria ya estaría ocupando su cargo en el Banco Mundial». Gracias a la presión política, ha añadido, se ha conseguido parar ese nombramiento y que Luis de Guindos se explique esta tarde en el Congreso, a pesar de que el PP haya evitado que compareciera en pleno en el Hemiciclo.

Rivera sigue esperando la llamada de Sánchez, pero le advierte que «si habla con nosotros, será para aceptar una mesa a tres con el PP» porque la vía nacionalista no la contemplan en Ciudadanos como viable. El líder de la formación naranja le ha recordado a Sánchez que tuvo el 26-J «los peores resultados de su historia», y por eso le pide «ser realista y asumir qué papel puedes hacer».

En la formación naranja están dispuestos a hacer cumplir el acuerdo firmado con el PP en todos sus extremos. Por eso, durante un desayuno informativo de Europa Press, Rivera ha recordado -tras las declaraciones de Catalá indicando que no hay que dejar el escaño solo por ser imputado- que «si Rita Barberá es imputada, tendrá que dejar el escaño». Así lo firmó «y asumió», insiste, el portavoz del PP en el Congreso en el pacto de 150 medidas entre ambos partidos. Si alguien tiene dudas dentro del PP sobre el tema, les invita a «abrir un debate interno sobre el asunto».

Rivera es partidario de que haya un gobierno «aunque sea en minoría», porque «si seguimos bloqueando, agotaremos la paciencia de los españoles».

Rivera mantiene un principio: «Reformarse o morir». Apuesta por dar soluciones y por eso define a Ciudadanos como «el partido del sí». Su alternativa es «una mesa de negociación a tres», entre PP, PSOE y Ciudadanos, con la base de los cien puntos que hay en común en los pactos firmados pie Ciudadanos primero con los socialistas y luego con los populares.

Entre las reformas que considera imprescindibles, están la del mercado laboral o la fiscalidad, un pacto nacional por la educación, garantizar el Estado del Bienestar, o los cambios para lograr una justicia independiente, reforma del Senado o una nueva ley electoral, entre otros cambios que propone el líder de la formación naranja. «Un vuelco» que debe ir acompañado por un pacto nacional contra la corrupción.

No ha esquivado el problema territorial en Cataluña, que no hay que minimizar, ha dicho, porque «una parte muy amplia de la población cree que los problemas del paro o la economía pasan por romper España». Se ha mostrado partidario de «sentarse a la mesa a negociar» sobre financiación autonómica, plan de infraestructuras y reforma constitucional «para hacer funcionar mejor a España». Pero para ello hay algo imprescindible: los dirigentes autonómicos catalanes «tienen que bajar del monte».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios