España

Rivera ve complicado el desbloqueo del PSOE, aunque afirma que habrá que esperar al 25-S

El presidente de Ciudadanos insiste en sentarse con populares y socialistas para «poner control contra la corrupción»

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un acto de campaña en Galicia
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un acto de campaña en Galicia - EFE
S.E. Madrid - Actualizado: Guardado en:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado esta mañana que ve complicado que la rebelión que vive el PSOE, al mismo tiempo que la situación judicial de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, propicien el desbloqueo para formar gobierno. Ha recordado las voces socialistas que se escuchan de «si no ganas hay que dejar gobernar», pero ha afirmado que habrá que esperar a que pasen las elecciones gallegas y vascas del 25-S para que se tomen decisiones.

Rivera lo ha manifestado este viernes en «Herrera en Cope», donde ha destacado que la petición de la Fiscalía contra los ex presidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán «demuestra que algo está cambiando». Sin embargo, considera que se trata de un caso de mucha gravedad, puesto que muestra que «la corrupción no solo afecta a nuestros bolsillos, también a la democracia».

También ha aprovechado para resaltar el pacto anticorrupción que, a su juicio, ha impulsado su partido. El presidente de C's ha asegurado que este cambio se debe a las medidas impulsadas por la formación naranja, puesto que hace un año se asumía que hubiera políticos corruptos «y no pasaba nada», mientras «hoy Chaves, Griñán o Barberá están en los juzgados».

Sin embargo, el líder de Ciudadanos ha asegurado que los casos de corrupción no culminan la posibilidad de formar gobierno por parte de su formación, pues que considera que, de no ser así, no se podría pactar con ningún partido. «Lo que hay que hacer es limpiar», ha sentenciado, al mismo tiempo que ha insistido en sentarse con PP y PSOE para cambiar las cosas: «Se trata de poner control, vigilancia y legislación contra la corrupción».

Según Rivera, «lo que toca ahora es ponerse a trabajar, legislar y cambiar los comportamientos», aunque ha resaltado que el problema, además del importe de lo defraudado, es «cuánto dinero se pierde por el camino y cuántas empresas sacan beneficio por ser amigos de políticos». Por ello, ha insistido en que un país funciona cuando hay no impunidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios