Vídeo: Ricardo Costa: "Sí, el PP se financiaba con dinero negro" - DE SAN BERNARDO

Ricardo Costa apunta a Camps: «El PP se financiaba con dinero negro»

El ex secretario general del PP de Valencia secunda a la Gürtel y admite la financiación ilegal del partido

MadridActualizado:

Continúan las confesiones. El antiguo secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, ha reconocido este miércoles la financiación ilegal de su partido y ha apuntado directamente a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana.

«Es cierto que el PP se financiaba con dinero negro», ha manifestado sin tapujos, sobre los actos de la campaña de las elecciones autonómicas de 2007, una de las tres campañas cuestionadas. En su declaración, Costa ha involucrado también a Juan Cotino, el expresidente de Les Corts valencianas, quien se encontraba detrás de las relaciones con los empresarios contratistas de la administración pública que abonaron el dinero en negro.

En un inicio torrencial en su declaración, Costa -quien se enfrenta a siete años y seis meses de prisión por delitos electorales, falsedad y delitos fiscales- ha reconocido que nunca denunció las irregularidades y ha asumido «la responsabilidad que ello conlleva». «Las decisiones las tomaba Camps», ha asegurado sobre el método de financiación ilegal. Según Costa, fue la propia Gürtel quien contactó con él, sin que ningún órgano del PP valenciano aprobase que las empresas de Francisco Correa se encargasen de estos servicios. «No me extrañó pero no era el procedimiento establecido en los estatutos», ha admitido el ex secretario general del PPCV.

Costa ha matizado las confesiones de los líderes de la trama Gürtel -Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, alias el «Bigotes»- y ha añadido nuevos detalles, ahondando en el carácter revelador de esta vista oral, en la que muchos acusados de la trama corrupta han aceptado los hechos y han destapado lo que sucedía en el PP de Camps, que gobernó como un rodillo en la Comunidad Valenciana, entre 2003 y 2011. Una era al descubierto.

«Se hacían entregas de dinero negro en efectivo de empresarios y se ingresaban en la sucursal del Santander en Valencia con un límite de 3.000 euros», ha relatado Costa. El acusado también ha asegurado que mantuvo una reunión con Luis Bárcenas, entonces gerente del partido, quien le advirtió de que esta práctica no era legal. «Eso es una práctica prohibida por el partido nacional y sería un Filesa II», le dijo Bárcenas, según la declaración de Costa este miércoles.

Dinero en mano

Costa, quien ha pedido perdón «a la sociedad española y valenciana, y a su familia», ha relatado cómo saldaron la deuda con la Gürtel por esos servicios electorales, con dinero negro de esos empresarios. El ex secretario general del PPCV ha explicado que, por ejemplo en las autonómicas de 2007, él entregó el dinero en mano a Crespo, la mano derecha de Francisco Correa. «Le entrego personalmente todas las cantidades en la sede del PP, todas las cantidades contadas y chequeadas, no queríamos que nadie sospechara que alguien de la sede cogía un solo euro del dinero de los empresarios para financiar al partido», ha relatado.

Con estos pagos en negro se financiaron numerosos actos electorales, ya que Camps tenía «compulsividad para organizar actos», ha manifestado Costa, quien ha definido al antiguo presidente de la Generalitat valenciana como «una persona especial». El dinero negro sufragó los mitines en los que participó Mariano Rajoy en los comicios autonómicos de 2007 y de las generales de 2008, según la declaración del acusado, que ha expresado hoy, diez años después de los hechos, su deseo de colaborar con la justicia.

Este juicio resolverá si el PP de Valencia se saltó las normas para financiar las campañas de las elecciones municipales y autonómicas de 2007, y de las generales de 2008, una acusación que han admitido ya 13 acusados de un total de 19. Nueve empresarios contratistas de la Generalitat valenciana levantaron el telón admitiendo el pago de 1,2 millones de euros con dinero negro, un abono que sirvió para saldar la deuda del PPCV con la Gürtel, por los servicios prestados por la empresa Orange Market. En un paso inédito, Crespo y el Bigotes reconocieron los hechos y secundaron al cabecilla, Correa. Con su confesión, Costa apuntala las acusaciones, acorrala a Camps y coloca un cortafuegos respecto al PP nacional.

«No vengo a contar mi película»

Sin intención de reconocer las acusaciones, el segundo acusado que ha declarado este miércoles ha sido Vicente Rambla, quien fue vicepresidente del gobierno valenciano de Francisco Camps y director de las campañas electorales de los años 2007 y 2008. Rambla se ha desentendido de cualquier actividad económica y, por tanto, del método fraudulento de la financiación.

Señalado por el ex secretario general del PPCV, Rambla se ha revuelto y ha cargado contra la declaración de Costa, a quien ha otorgado un rol esencial en lo que sucedió. «Yo no vengo a contar mi película», ha dicho Rambla. A cuestiones de la Fiscalía, Rambla ha señalado que Costa «tenía en aquella época todo el peso del partido». «Era el embudo por el que tenía que pasar todo», ha insistido.

Inspector de Hacienda de profesión, Rambla se ha desentendido de la gestión económica y de los pagos. De hecho, ha manifestado que si él se hubiera encargado «no se hubiera hecho así en la vida». También ha minusvalorado su relación con el Bigotes, a quien ha acusado de mentir y fantasear, y ha destacado la influencia política y el poder que entonces ostentaba Francisco Camps.