Albert Rivera, presidente de Ciudadanos - EFE

Rajoy y Rivera se enzarzan en el Congreso a cuenta del dinero público utilizado en el 1-O

El jefe del Ejecutivo asegura que «ni un céntimo» del FLA fue destinado a pagar el referéndum y el líder naranja pide dimisiones si se confirman las sospechas del juez

MadridActualizado:

La creciente hostilidad entre el PP y Ciudadanos ha cuajado esta mañana en un cara a cara de alto voltaje entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la formación naranja, Albert Rivera, a cuenta del dinero público empleado por la Generalitat para sufragar el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Rivera se ha hecho eco de las sospechas del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona respecto a que el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) controlado por el Estado sirvió para pagar «todo o parte» de los costes de la consulta. Pero Rajoy ha negado esta teoría tajantemente asegurando que «ni un céntimo» de esta herramienta financiera se dedicó al 1-O. Y ello porque, ha explicado, el dinero del FLA no se entrega a las comunidades autónomas sino que éstas presentan al Gobierno las facturas que tienen pendientes y éste es quién las abona directamente. «El Gobierno no paga facturas para el referéndum al que ha hecho referencia», ha asegurado.

Pero existe una manera de burlar este mecanismo y es con la presentación de facturas falsas en su concepto. Así, el Gobierno podría haber estado pagando a proveedores que estuvieran suministrando material para el referéndum, pero creyendo que estaban abonando otro tipo de servicios, incluidos en el FLA. Por ello, Rivera decidió tomarle la palabra a Rajoy. «Si el juez demuestra que se ha destinado un solo céntimo al referéndum, ¿quién va a dimitir de su Gobierno?», le ha replicado, demostrando la tensión existente entre ambas formaciones.

Rajoy, de hecho, no ha dudado en descargar sus píldoras más dolorosas contra el líder naranja. «No se equivoque de adversarios», le ha advertido, antes de confesar su sensación de que Rivera «critica más al Gobierno de España que a quien debe criticar que son los responsables de la Generalitat de Cataluña». El desafío catalán, principal pegamento entre ambas formaciones junto a la economía, empieza a perder adhesivo.

Así, el jefe del Ejecutivo ha desoído los planteamientos de Rivera e ignorado las sospechas del juez para asegurar que «no hay ningún informe de nadie» que sostenga que el FLA financió el referéndum. Es más, ha invitado a Rivera a que «si tiene el informe o puede aprobar alguna prueba o factura» lo entregue a los tribunales o al Gobierno porque «tenga la seguridad que actuará». Esta respuesta ha irritado especialmente a Rivera que ha respondido con gestos de desaprobación desde su escaño.

El responsable último del control del FLA es el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Fue él el primer miembro del Gobierno en asegurar que la Generalitat no dedicaría ni un solo céntimo de dinero público al referéndum. Lo hizo el pasado septiembre en comparecencia ante el Congreso, como ha recordado Rivera.

Aquel mismo día, el portavoz económico de Ciudadanos, Paco De la Torre, advirtió el temor de su grupo respecto a que el gobierno catalán estuviera burlando de alguna manera los mecanismos de control. Reclamó, incluso, que Hacienda enviara una misión de la Intervención General a la Generalitat para controlar la veracidad de los gastos presentados.

Ésta es la primera sesión de control del año tras el descanso de Navidad, y también la primera vez que Rajoy y Rivera se enfrentan en el Congreso tras conocerse las encuestas que apuntan a un posible «sorpasso» de Ciudadanos, que preocupa profundamente en el PP.