Rajoy y Macri en febrero del pasado año en el Palacio de La Moncloa
Rajoy y Macri en febrero del pasado año en el Palacio de La Moncloa - JAIME GARCÍA

Rajoy viajará en abril a Argentina

El presidente del Gobierno visitará el país entre los días 9 y 11 de ese mes

Buenos AiresActualizado:

Mariano Rajoy visitará Argentina entre el 9 y el 11 de abril. El viaje del presidente del Gobierno era una noticia anunciada desde hace tiempo pero los problemas en Cataluña fueron retrasando la concreción de unas fechas que ahora son una realidad.

Mauricio Macri espera con entusiasmo la visita de Rajoy. La afinidad entre ambos presidentes es sobradamente conocida. También la satisfacción de Macri con el respaldo y apoyo que le dio España después de ganar las elecciones.

El viaje se interpreta como una devolución a la visita de Estado que encabezó Macri a Madrid en febrero del pasado año. Desde entonces, dado el escenario catalán, no fue posible cerrar fechas. Más sencillo resultó confirmar que el Rey Felipe estará presente en el 2019 en el VIII Congreso de la Lengua que se celebrará en la ciudad de Córdoba entre el 27 y el 30 de marzo.

Está previsto que en abril se hayan despejado las dudas sobre el futuro del acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur (Mercado Común Suramericano), donde España ejerce sus mejores oficios para que se llegue a buen puerto, después de veinte años largos de idas y vueltas con un tratado en el que tanto Macri como Rajoy tienen puestas sus esperanzas.

Las relaciones entre Argentina y España atraviesan un buen momento después de doce años de turbulencias. Durante las gestiones de Cristina Fernández de Kirchner ambos países se mantuvieron, en especial tras la intrvención y posterior expropiación de Ypf a Repsol, en estado de hibernación por no decir, prácticamente, congeladas. La llegada de Mauricio Macri a a la Casa Rosada, en diciembre del 2015, cambió el escenario por completo. Argentina volvió a estar en el mundo y España entre los países con los que mantienen una relación estratégica.

El presidente de Argentina, que hace unos meses ganó las elecciones legislativas de medio término, es el mejor valorado de Iberoamérica aunque su imagen descendió (del 54 al 48 por cien) desde que acometiera una reforma impopular de pensiones y jubilaciones a finales de año.