España

Todo el PP carga contra Sánchez, a quien acusan de querer «morir matando»

Euforia en el Comité Ejecutivo Nacional por los resultados de Galicia y satisfacción por los del País Vasco, aunque la sombra de las terceras elecciones no se ha alejado

Rajoy y su equipo, en el anterior Comité Ejecutivo Nacional del PP
Rajoy y su equipo, en el anterior Comité Ejecutivo Nacional del PP - ÓSCAR DEL POZO

La euforia es palpable esta tarde en la sede del PP de la madrileña calle Génova. Allí están citados los más de 90 componentes del Comité Ejecutivo Nacional convocados por Rajoy para analizar los resultados de los comicios vascos y gallegos y trazar la estrategia a seguir a partir de ahora. Con sólo dos metas posibles: o la formación de un gobierno, o una tercera cita con las urnas en elecciones generales.

Los buenos resultados del PP en Galicia, la posibilidad de que se convierta en llave en el País Vasco y la debacle socialista podrían hacer pensar que la primera opción estaría más cerca. Pero la huída hacia adelante de Pedro Sánchez, dispuestos a plantar cara a los críticos con el poder de los órganos internos, ha devuelto la situación al bloqueo anterior. Y por eso, los dirigentes populares que llegaban esta tarde al Comité Ejecutivo Nacional insistían en las críticas hacia el secretario general del PSOE, a quien acusaban de querer «morir matando» como muy gráficamente dijo la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, quien además aseguró que esperaba a que las «voces del PSOE con sentido común» le frenasen.

El PP se encuentra rearmado después de los resultados electorales, especialmente por la mayoría absoluta de Núñez Feijóo en Galicia. El presidente gallego ha sido recibido por sus compañeros entre aplausos, igual que Rajoy cuando ha entrado en la sala en que se celebra el Comité. Tanto los dirigentes vascos como los gallegos se mostraban muy contentos por los buenos resultados del ingente trabajo realizado en esta campaña.

Pero la actitud de Sánchez preocupaba a todos por su insistencia en el «no». Y por algunos movimientos coincidentes en el tiempo, como el varapalo al presidente castellano-manchego, el socialista Emiliano García-Page, que esta mañana se ha encontrado sorpresivamente sin socio de gobierno, al decidir Podemos romper el pacto con el PSOE que permitió gobernar al socialista. En este sentido, esta misma tarde María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y expresidenta regional de Castilla-La Mancha -precisamente perdió el cargo por el pacto entre PSOE y Podemos- se ha ofrecido a García-Page para colaborar «en todo aquello que sea bueno para los intereses de los castellanomanchegos».

El Comité Ejecutivo Nacional lo forman 90 personas, entre las que hay cargos de gobierno -como los ministros en funciones-, la dirección nacional del partido, los barones regionales, los portavoces parlamentarios, eurodiputados y algunos alcaldes. Es uno de los órganos de dirección más importantes.

Ante todos ellos, Rajoy expondrá sus planteamientos, cómo interpreta el resultado de las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco, y la estrategia que a su juicio debe seguir el partido a partir de ahora, durante el escaso mes que queda hasta que finalice el plazo legal para conformar gobierno, antes de que se disuelvan las Cámaras y haya una nueva convocatoria electoral publicada en el BOE. La intención es, por ahora, pelear por convertirse en socios del PNV en Euskadi.

Otro asunto que deberán valorar en la cúpula del PP el lunes es el anuncio de Sánchez de volver a intentar un gobierno alternativo, sin aclarar con quién, algo que ha soliviantado a los barones socialistas más críticos ante la posibilidad de que esta maniobra pudiera suponer un acercamiento a los partidos independentistas. En el PP, tras las últimas maniobras del secretario general del PSOE, comienza a pensarse que puede intentar en serio la constitución de ese «gobierno Frankenstein» que tanto le critican desde dentro y fuera de su partido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios