España

Rajoy: «Ni Sánchez ni Rivera me han pedido a la cara que no sea candidato»

El líder socialista comentó al presidente en funciones que después del 25-S «ya vería» si mantenía su «no»

Mariano Rajoy, a su llegada a Hangzhou, en China, para asistir a la Cumbre del G20
Mariano Rajoy, a su llegada a Hangzhou, en China, para asistir a la Cumbre del G20 - TWITTER

El presidente en funciones emprendió viaje a China el sábado por la tarde, después de presidir una «emotiva» Ejecutiva del PP en la que recibió el apoyo de todos sus miembros. En una conversación informal con periodistas durante el viaje a Hangzhou, Rajoy ha desvelado que nunca, ni Sánchez ni Rivera, le han pedido a la cara que no sea candidato y deje paso a otro dirigente del PP para una investidura. Además, ha explicado que en su última reunión con el líder socialista, el lunes pasado, este le aseguró que después de las elecciones autonómicas del 25 de septiembre «ya vería» si mantenía su «no».

Lo cierto es que Rajoy ha quitado importancia a ese comentario de Sánchez, pero ahí quedó el «ya hablaremos». El líder del PP mantiene su intención de hablar con el PSOE para volver a defender su candidatura. Sería con Pedro Sánchez, y ni se le pasa por la cabeza llamar a otro dirigente socialista que no sea su actual secretario general.

La opción de Rajoy sigue pasando, principalmente por el PSOE. Pero contando, además, con Ciudadanos. El presidente en funciones charló con Albert Rivera el viernes por la noche, nada más acabar el debate de la investidura fallida. En esa conversación quedaron en verse después del viaje del presidente a China. Rajoy volverá a Madrid el próximo martes por la mañana. El candidato del PP cree que el pacto con Ciudadanos está totalmente vigente y no ha caducado de ninguna manera.

«No voy a renunciar a formar Gobierno porque hemos ganado las elecciones, es una cuestión democrática. No vamos a renunciar de ninguna manera», ha subrayado Rajoy, quien ha insistido en que «la única opción es con el PSOE».

Rajoy cree que «ha hecho lo que tenía que hacer» en todo momento, desde que en diciembre de 2015 propuso un Gobierno de coalición, que, a su juicio, sigue siendo la opción más sensata y razonable.

En su opinión, la cerrazón de Pedro Sánchez solo puede interpretarse como una cuestión de liderazgo interno. El secretario general del PSOE tendría como objetivo debilitar a Podemos y, en su caso, llegar a unas elecciones para ganarle terreno y lograr un mejor resultado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios