Mariano Rajoy, ayer, tras un acto por el 150 aniversario del «Diario de Cádiz»
Mariano Rajoy, ayer, tras un acto por el 150 aniversario del «Diario de Cádiz» - EFE

Rajoy pide a Rivera un «esfuerzo de grandeza y madurez» en Cataluña

La Moncloa exige a Ciudadanos que haga oposición en el Parlamento catalán

CádizActualizado:

Mariano Rajoy y Albert Rivera siguen sin entenderse y ayer volvieron a mostrar sus diferencias respecto a la aplicación del 155 en Cataluña. El presidente del Gobierno viajó a Cádiz, cuna del constitucionalismo español, para defender su respuesta «prudente, responsable y moderada, pero con total determinación», frente al desafío independentista, al aplicar el artículo 155 por primera vez en la historia. Rajoy lanzó varias pullas a Albert Rivera, sin citarle, y recordó el nulo entusiasmo que tuvo en un principio sobre la intervención en Cataluña. El presidente pidió al líder de CIudadanos un «esfuerzo para superar con grandeza y madurez este episodio».

«Tomamos la decisión juntos y haré lo que esté en mis manos para mantener el consenso entre partidos que probamos 155, aunque eso me obligue a no decir algunas cosas», aseguró Rajoy, en un foro sobre el 150 aniversario del «Diario de Cádiz», en el Oratorio de San Felipe Neri.

«Cataluña está hoy mejor»

Rajoy aseguró que hoy Cataluña «está mejor», pero «cuando se planteó la posibilidad de recurrir al artículo 155, muchos, incluidos algunos que luego lo apoyaron, alertaban de consecuencias apocalípticas». Una pulla más.

En La Moncloa la indignación con Rivera es mucho más expresiva que la que muestra Rajoy en público. El anuncio de ruptura del pacto del 155 es, a su juicio, una prueba más de su deslealtad. Fuentes próximas a Rajoy advierten de que la oposición a Quim Torra, candidato a la Presidencia de la Generalitat, debe hacerse «desde el Parlament». Un mensaje claro dirigido a Ciudadanos, para que se ponga a trabajar desde su grupo mayoritario en Cataluña y controle la política de los independentistas, sin esperar a que sea siempre el Gobierno el que haga esa labor de oposición.

Rajoy y Rivera siguen distanciados, y aún no está prevista una reunión a fondo para encauzar la situación. El presidente volvió a demostrar ayer que las encuestas. en este momento, no le preocupan en absoluto, y sobre la caída que está sufriendo su partido, mientras que Ciudadanos no deja de subir, aseguró muy confiado que «los desgastes se remontan».

En el mismo foro en Cádiz, Rajoy se refirió a la tirantez de su relación con Rivera, y subrayó que Ciudadanos sigue siendo su socio principal: «Lo desencuentros del día a día nunca son gratos. Pero lo importante es mantener el acuerdo en lo fundamental».