Rajoy conquista la calle en Cataluña | Vídeo: El presidente del Gobierno, junto a los vecinos de Castelldefels - ITZIAR REYERO

Rajoy abre la campaña del 21-D insinuando que el PSC no es fiable

El presidente decreta el final del procés por el 155: «se ha acabado y ha acabado mal»

MATARÓ (BARCELONA)Actualizado:

A tres días de que comience oficialmente la contienda electoral en Cataluña, Mariano Rajoy ha regresado junto al PP catalán para reivindicar que su partido es la única oposición real al independentismo y ha lanzado un reproche claro al PSC por su estrategia imprecisa de pactos postelectorales. «Todo el mundo sabe lo que va a hacer el PP después de las elecciones; no sé lo que van a hacer los demás ni si se van a aliar con alguien o no», ha afirmado el presidente del Gobierno en un acto de su partido en Mataró.

Rajoy ha ensalzado a su candidato y líder del PP catalán, Xavier García Albiol, como un «valor seguro» frente a las veleidades que atisba en el PSC de Miquel Iceta. «Gracias Xavi por tu coraje y valentía. Todo el mundo sabe lo que tú no vas a hacer con los votos: ni te vas a entender con los independentistas ni con la extrema izquierda que acude al TC para que no se aplique el 155. Es un valor seguro», ha insistido aludiendo a un posible acuerdo entre socialistas con ERC y los comunes.

«Hay que hablar muy claro, no es momento de ocurrencias y de intentar contentar a quien no quiere», ha enfatizado Rajoy, que ha desgranado el programa electoral: «recuperar la normalidad, generar tanquilidad, procurar la convivencia y acabar con las tensiones», para lo cual después del 21-D Cataluña requiere «un gobierno que cumpla la ley como todos los gobiernos del mundo que se precien, que respeten los derechos europeos y que se preocupe de los problemas de la gente».

«Cataluña necesita reconciliarse con la verdad y con la ley. Con su carácter emprendedor. Y sobre todo consigo misma. Poner fin a la división, volver a la conviviencia en paz y armonía, recuperar la pluralidad», ha enumerado tras señalar los destrozos a la economía del desvío separatista.

El presidente del Gobierno ha vuelto a presumir de que Cataluña ha recuperado la «serenidad» gracias a la aplicación del 155. Rajoy, al igual que Albiol, ha reivindicado que los efectos positivos de la intervención son atribuibles a su Gobierno, que es el que finalmente lo ha aplicado. Los populares insistirán en esta idea durante toda la campaña, en la que Ciudadanos trata de patrimonializar su posición de firmeza ante el independentismo. Albiol ha recordado que Albert Rivera se oponía en septiembre a usar el 155 porque era «matar moscas con cañonazos».

Tras un mes desde la intervención del Gobierno, Rajoy ha decretado el final de la tormenta independentista. «Hoy ya podemos afirmar que la solución a tanto despropósito ya empezó (...) El 155 ha dejado de ser una especie de fantasma jurídico para convertirse en una realidad, todo el mundo hoy, piense lo que piense, sabe lo que es y cuándo se apica el 155. Ha contribuido a que comience a serenarse la vida política. De momento, gracias a él, Cataluña ha recuperado la legalidad, la confianza, puede retomar la senda de la recuperación economicoa y celebrará elecciones legales y con garantías», ha sido su resumen.

Albiol también ha saludado el «efecto tranquilizador» que ha tenido en la sociedad catalana el artículo 155, que ha permitido recuperar «cierta confianza» para afrontar el futuro y ha aseverado que «el independentismo no está legitimiado a partir del día 21 para volver a gobernar Cataluña».

Paseo por Castelldefels

Durante la mañana, Rajoy se ha dado un paseo electoral por Castelldefels y ha recibido el calor de los ciudadanos, incluido el de un niño que le ha entregado u dibujo en el que escribió «Viva España». Rajoy se ha paseado junto al candidato del PP catalán, Xavier García Albiol, y el portavoz del PP en esta localidad, Manu Reyes, y ha visitado algunos comercios y bares donde se ha hecho fotografías y ha saludado a la gente.

«Aquí somos muy de 'viva España'», le ha dicho una señora en el bar Paca, donde ha tomado cuatro cruasanes pequeños. El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, que le ha acompañado en al avión junto con la vicesecretaria Andrea Levy, ha podido con cinco bollitos.

Durante su paseo por Castelldefels, otra le ha aconsejado desde la peluquería a Rajoy que se recortara el cabello. El jefe del Ejecutivo ha degustado un quejo de cabra artesano y jamón ibérico extremeño, también ha visitado la frutería y una tienda de ropa deportiva.

Los estrategas de Génova ya habían avisado de que harían una campaña muy pegada a la calle. Y han aprovechado la primera visita de Rajoy en precampaña para pisar asfalto y comprobar que la temperatura social es mucho más cálida de lo que muchos se temían por de la aplicación del 155 de la Constitución en Cataluña. De hecho, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, asegura que nunca antes había sentido el calor de los catalanes fuera de su propia ciudad, Badalona.