España

Rajoy confía en Santamaría la respuesta al desafío independentista

La vicepresidenta controlará el peso de las negociaciones en el día a día parlamentario

Vídeo: Así es el nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy - ABC

Mariano Rajoy subrayó en su debate de investidura que el reto «más grave» que tiene España por delante es el desafío independentista de Cataluña. En la formación de su nuevo Gobierno ha tenido en cuenta esa prioridad, y ha encargado a Soraya Sáenz de Santamaría las competencias sobre las relaciones con las Comunidades Autónomas, que supondrá de hecho la función de hacer frente desde el punto de vista política al intento de secesión de los nacionalistas catalanes.

Fuentes de La Moncloa destacaron ayer como «muy relevante» que Rajoy haya añadido a la Vicepresidencia una competencia que considera fundamental en los próximos años, y de la que puede depender que se encauce uno de los problemas más graves que tiene el país en este momento.

Cuando en 2011 Rajoy encargó a Sáenz de Santamaría la Vicepresidencia del Gobierno, más el Ministerio de Presidencia y la portavocía del Ejecutivo, con todas las tareas y políticas que estaban añadidas, la «número dos» del Ejecutivo se convertía en la mujer con más poder político de España.

Ahora, cinco años después, Rajoy le encarga otra tarea más, especialmente delicada, la de las relaciones con las Comunidades, pero libera a Sáenz de Santamaría del ámbito de la comunicación. Es decir, la vicepresidenta tendrá más trabajo y una responsabilidad mayor en las cuestiones políticas, pero a la vez perderá visibilidad ante los medios de comunicación.

El control de la comunicación

La Secretaría de Estado de Comunicación, con Carmen Martínez-Castro, dependerá ahora orgánicamente de la Presidencia del Gobierno, y funcionalmente del portavoz, el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. De esta Secretaría depende la coordinación informativa del Gobierno, las relaciones con los medios informativos o la organización de la cobertura informativa nacional e internacional de la actividad gubernamental. Tareas que ahora dejarán de depender de Sáenz de Santamaría, y que sí lo harán de Méndez de Vigo.

En borrador del Real Decreto por el que se reestructuran los ministerios, que se publicará hoy en el BOE y al que ayer tuvo acceso ABC, se detalla que corresponde al Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales «la coordinación de los asuntos de relevancia constitucional, la preparación, desarrollo y seguimiento del programa legislativo, el apoyo inmediato a la Presidencia del Gobierno, la asistencia al Consejo de Ministros, a las Comisiones Delegadas del Gobierno, a la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y, en particular, al Gobierno en sus relaciones con las Cortes Generales, así como las relaciones con las Comunidades Autónomas y las Entidades que integran la Administración Local y las relativas a la organización territorial del Estado».

Sistema de financiación

Entre las competencias que estarán bajo el control de Sáenz de Santamaría están estos órganos: la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes y la Secretaría de Estado para las Administraciones Territoriales.

La vicepresidenta intervendrá en la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, aunque en este caso lo hará junto al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. Según fuentes de La Moncloa, Sáenz de Santamaría se ocupará de la parte más política de las negociaciones con las Comunidades, incluida la convocatoria de la Conferencia de Presidentes en el Senado, y Montoro se centrará en las cuestiones económicas y técnicas.

Una de las dudas que existía ayer era qué ocurría con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que hasta ahora dependía del Ministerio de Presidencia. En el borrador del Real Decreto que se publicará hoy en el BOE aparece una Disposición Adicional por la que el CNI sigue bajo el control de Sáenz de Santamaría. «El Centro Nacional de Inteligencia, de acuerdo con la disposición adicional tercera de la Ley 11/2002, de 6 de mayo, del Centro Nacional de Inteligencia, queda adscrito al Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales».

Sin embargo, según pudo saber ABC ayer, la cuestión del CNI puede no estar cerrada, ya que el Ministerio de Defensa, con María Dolores de Cospedal al frente, está tratando de asumir su control.

Diálogo en el Congreso

Entre las competencias de la vicepresidenta se incluyen las relaciones con las Cortes. Fuentes próximas al presidente del Gobierno explican que Rajoy ha confiado en Sáenz de Santamaría el peso de las negociaciones que deberán llevarse a cabo en el Parlamento, para tratar de sacar adelante las medidas del Ejecutivo.

Esta tarea tiene una relevancia muy especial, pues la minoría en la que se encuentra el Gobierno de Rajoy en el Congreso le obliga a pactarlo todo. Y la primera prueba de fuego serán los Presupuestos Generales del Estado de 2017. El Ejecutivo pretende llevar el proyecto de ley al Congreso antes de final de año, para que pueda tramitarse a partir de enero y logre, en su caso, la aprobación definitiva a finales de febrero o principios de mayo.

Sáenz de Santamaría cuenta con una pieza clave en las relaciones con las Cortes, como es el secretario de Estado de ese campo, José Luis Ayllón, que mantiene una buena relación con los grupos de la oposición, y que es bien acogido por la mayoría de los grupos a la hora de negociar.

De nada le serviría a Rajoy formar Gobierno e impulsar medidas si se produce un bloqueo continuo de la oposición en el Congreso. En ese sentido, una de las tareas principales de Sáenz de Santamaría será hacer posible la negociaciones de los Presupuestos, pero también de los pactos de Estado que planteó Rajoy en el Congreso.

La vicepresidenta tiene experiencia en el Congreso como portavoz parlamentaria, puesto que ocupó en el segundo mandato de Zapatero, cuando el PP estaba aún en la oposición.

«Objetivos prioritarios»

En el Real Decreto sobre la estructura del Gobierno, que se publicará hoy en el BOE, se afirma que la reforma de la estructura del Gobierno se debe a la necesidad de «impulsar los objetivos prioritarios para España, desarrollar el programa político del Gobierno y lograr la máxima eficacia en su acción y la mayor eficiencia en el funcionamiento de la Administración General del Estado».

El presidente Rajoy presidirá este viernes el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno. A las nueve de la mañana, los ministros jurarán o prometerán sus cargos ante el Rey, y a las 10 se reunirá el Consejo de Ministros en La Moncloa, después de la tradicional foto de familia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios