Rajoy y Sánchez, en el encuentro que tuvieron en La Moncloa el 2 de octubre
Rajoy y Sánchez, en el encuentro que tuvieron en La Moncloa el 2 de octubre - JOSÉ RAMÓN LADRA

Rajoy busca al PSOE como socio preferente en política territorial por delante de Ciudadanos

La Moncloa sigue valorando de forma especial el bipartidismo en asuntos de Estado

MadridActualizado:

El presidente Rajoy había dicho siempre, desde el inicio de la legislatura, que su socio «preferente» era Ciudadanos, partido con el que firmó un acuerdo de investidura de 150 puntos. El partido de Rivera ha sido fundamental para aprobar los Presupuestos de 2017, que dieron oxígeno a un Gobierno que podía haber desfallecido nada más echar a rodar. Pero a partir de ahora se abre una nueva etapa en esta legislatura de minorías, en la que la política territorial será parte fundamental. Y es ahí, en este asunto de Estado que afecta a los cimientos del sistema, donde Rajoy considera al PSOE un aliado imprescindible y prioritario.

En los próximos meses, la negociación sobre el nuevo sistema de financiación autonómica ocupará buena parte de la agenda política. O eso pretende el Gobierno, que ha visto ya cómo el compromiso de tener el acuerdo cerrado a finales de este año se va a incumplir. Pues bien, en esa negociación, el presidente del Gobierno se ha encargado de subrayar que el pacto tiene que ser con el PSOE. «El modelo de financiación tenemos que hacerlo, al menos, con el PSOE, y sería bueno que estuviera Ciudadanos», afirmó esta semana pasada. Los socialistas son «imprescindibles», para La Moncloa, pero no así Ciudadanos, cuyo apoyo es solo recomendable.

El Gobierno recuerda que solo cuenta con 137 diputados en el Congreso, y solo con ellos no puede aprobar el modelo de financiación. Lo mismo ocurre con los Presupuestos, pero en este caso su abanico de aliados es más amplio: el PP busca los votos de Ciudadanos, PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

«Es muy importante que el PSOE se avenga a negociar el modelo de financiación», advirtió el presidente, quien recordó, además, que los socialistas gobiernan en varias comunidades.

En la respuesta del Gobierno al golpe separatista de Cataluña ha ocurrido algo parecido. Rajoy ha contado con el apoyo de Pedro Sánchez y Albert Rivera, les ha mantenido informados en todo momento y dio el paso de aplicar el artículo 155 solo cuando tuvo el respaldo del PSOE y de Ciudadanos. Pero con quien se reunió en La Moncloa hasta altas horas de la noche fue con el secretario general socialista. Con Sánchez acordó cada movimiento, y la creación de una comisión sobre el modelo territorial de España en el Congreso. Rajoy lo reconoció así en un reciente entrevista en televisión: «Cuando hablamos del 155 y de otras muchas cosas, yo consideraba fundamental que el Partido Socialista estuviera con el Gobierno, porque estamos hablando de la unidad de España, de la soberanía nacional. Son los temas más importantes que nos afectan como españoles».

Bipartidismo

Rajoy nunca ha ocultado su preferencia por el bipartidismo. El presidente cree que es el modelo que da más estabilidad en muchos países europeos, y también en España. Y en La Moncloa consideran que el llamado bipartidismo, que sigue sumando más del 50 por ciento (52,2, según el último barómetro del CIS), es fundamental para las cuestiones de Estado. Lo es de forma especial en las políticas territoriales, ya que en los foros interterritoriales el bipartidismo es claramente predominante. Un mensaje que esconde, además, el desplazamiento de Ciudadanos como actor secundario, justo cuando empieza la campaña electoral en Cataluña.

Ante la Comisión encargada de evaluar el modelo territorial en España, y dictaminar si es necesaria una reforma constitucional o no, el Gobierno sigue a la expectativa. Rajoy no ha descartado que se proceda a un cambio de la Constitución en esta legislatura, siempre que sea «sensato» y tenga un gran apoyo. Pero lo que tienen muy claro en La Moncloa es que cualquier cambio debe proceder de un consenso previo entre los dos grandes partidos, y a partir de ahí intentarían atraerse al resto.