España

Rajoy advierte a Ciudadanos de que la prioridad es proteger la Constitución y no su reforma

El presidente del Gobierno, dispuesto a hablar en el futuro para modificar la Carta Magna, como le pide Rivera

El presidente de Gobierno, en el Congreso
El presidente de Gobierno, en el Congreso - EFE

En plena escalada de desobediencia de los independentistas para llevar a cabo su golpe de Estado por encima de la Constitución, el presidente de Ciudadanos ha pedido a Mariano Rajoy una reforma de la Carta Magna. El jefe del Ejecutivo ha recordado a Albert Rivera que la prioridad en este momento es defender la Constitución frente a quienes quieren liquidarla, y no llevar a cabo su reforma. No obstante, se ha mostrado dispuesto a hablarlo en el futuro.

Rivera ha reconocido que la Constitución de 1978 es una de las mejores del mundo, pero quiere reformarla para actualizarla y ponerla al día. «No hoy ni en este momento», ha apuntado, a pesar de su pregunta que a muchos en el Congreso ha parecido claramente inoportuna. Pero ya se lo plantea a Rajoy, para que cumpla el punto 122 del acuerdo con Ciudadanos y se nombre a juristas que empiecen a estudiar su modificación.

Rajoy ha subrayado que ahora lo que hay que hacer es defender la Constitución y el Estado de Derecho porque hay quienes quieren hacer volar la soberanía nacional y las leyes, y se inventan una «legalidad paralela». Por eso ha pedido a Rivera que la defensa de la Constitución sea la prioridad absoluta. partir de ahí, Rajoy está dispuesto a hablar, «con rigor, seriedad y sin ocurrencias».

En su réplica en la sesión de control del Pleno del Congreso, Rivera ha insistido en que es imprescindible mejorar la Constitución, porque «el inmovilismo no es la solución, y las ocurrencias tampoco».

La impresora de Rufián

Mucho más movido ha sido el rifirrafe entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el diputado de ERC Gabriel Rufián, que en esta ocasión se ha llevado una impresora al hemiciclo, la ha escondido bajo el pupitre, y cuando interpelaba a la vicepresidenta la ha sacado como si fuera un conejo en la chistera.

En un tono faltón y burlón, con las manos en los bolsillos, Rufián ha vuelto a decir que el PP es una fuerza «residual» en Cataluña. Ha pedido al Gobierno de la Nación que deje de «hacer el ridículo» y en lugar de perseguir impresoras, persigan corruptos y ladrones. Rufián ha comentado que él tenía una papeleta: «Espero que no me detenga», ha soltado a la vicepresidenta.

Sáenz de Santamaría le ha replicado que este Parlamento, que es democrático, le permite hacer sus teatrillos semanales, y no ocurre como en la Cámara autonómica catalana, donde todo el mundo pudo ver la semana pasada cómo moría la democracia en aquel pleno del 6 de septiembre, cuando se aprobó la ley del Referéndum . «Forcadell mató la democracia y usted viene aquí a darle sepultura».

Toda la actualidad en portada

comentarios