España

Puigdemont se reunirá con diputados de Junts pel Sí antes del debate de confianza

El presidente de la Generalitat anticipará a los dirigentes del partido los retoques de la hoja de ruta soberanista

Carles Puigdemont, se reunirá con diputados de JxSí antes de la cuestión de confianza
Carles Puigdemont, se reunirá con diputados de JxSí antes de la cuestión de confianza - EFE
EFE Barcelona - Actualizado: Guardado en:

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se reunirá el próximo miércoles, justo antes del inicio del debate de la cuestión de confianza, con los diputados de Junts pel Sí (JxSí) para anticiparles los retoques en la hoja de ruta soberanista que expondrá ante el pleno del Parlament.

Según diversas fuentes soberanistas, la reunión tendrá lugar en una de las salas de la cámara catalana, media hora antes de que Puigdemont baje a la tribuna de oradores del hemiciclo, a las cuatro de la tarde, para abrir el debate de la cuestión de confianza.

Uno de los puntos de interés de su intervención ante la cámara catalana se centrará en la propuesta de referéndum sobre la independencia de Cataluña, una de las exigencias de la CUP, cuyos diez votos necesita para superar la cuestión de confianza.

En la Diada del 11 de Septiembre, Puigdemont avanzó que en el debate de la cuestión de confianza del 28 de septiembre formulará una propuesta de referéndum dirigida al Estado.

Puigdemont desarrollará la propuesta ante el Parlament y, según las fuentes consultadas, piensa ir más allá y comprometerse a ir preparando el referéndum con vistas a celebrarlo en otoño de 2017, sin esperar a que llegue la autorización del Gobierno del Estado.

La idea de un referéndum unilateral no genera consenso dentro del Partit Demòcrata Català (PDC), de hecho son numerosas las voces que expresan sus recelos hacia la viabilidad de una iniciativa en la que ven múltiples dificultades técnicas.

Incluso dentro mismo del Govern, según las fuentes consultadas, perfiles como los consellers Santi Vila o Jordi Jané albergan muchas dudas al respecto de un referéndum unilateral y la propia consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, ha dejado constancia internamente de las dificultades que implicaría una iniciativa de este tipo.

Sin embargo, ante la insistencia de Puigdemont en incluir en la hoja de ruta soberanista el compromiso del referéndum –reivindicado por la CUP, con el aval de ERC y de la ANC–, algunos de los más críticos en el PDC ya empiezan a resignarse.

Puigdemont enarbolará ante el pleno del Parlament la bandera del derecho a decidir, sintetizada en la apuesta por el referéndum, siempre que pueda hacerse con todas las garantías democráticas.

Uno de los argumentos de Puigdemont para convocar un referéndum, cuente o no con la aquiescencia del Estado, es que no sirve esperar a construir una alianza con las izquierdas españolas, como defienden los partidarios de la tercera vía, porque no hay una mayoría en España dispuesta a ofrecer a Cataluña una consulta a la escocesa.

No obstante, son numerosos los cuadros dirigentes del PDC que ponen en duda que el referéndum se llegue a celebrar si el Estado lo prohíbe y apuntan, como alternativa, unas elecciones constituyentes, ya previstas en la actual hoja de ruta del Govern.

Los planes de Puigdemont, en todo caso, pasan por convocar a los catalanes a las urnas tras las vacaciones de verano del año que viene, después de haber aprobado las llamadas leyes de desconexión del Estado –para crear una Hacienda propia, una Seguridad Social catalana y un marco jurídico desligado del estatal–, por lo que la convocatoria teóricamente se ampararía en una nueva legalidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios