Carles Puigdemont
Carles Puigdemont - REUTERS

Puigdemont llama «orgullosos carceleros» al PP, el PSOE y Ciudadanos

El expresidente catalán cesado añadió que los citados eran: «Portavoces del inmovilismo feudal-35»

BarcelonaActualizado:

Cada tuit político del expresidente de la Generalitat de Cataluña supera en tono el anterior y eleva el nivel de tensión. Carles Puigdemont llamó ayer lunes «orgullosos carceleros» a líderes del PP, del PSOE y de Cs por defender, estos, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la integridad territorial de España.

El líder de Junts per Catalunya (JpC), fugado de la Justicia española desde octubre, residente en Bélgica e investigado por cinco delitos, entre ellos los de rebelión, sedición y malversación, señaló en un tuit -haciendo referencia a informaciones de José Manuel Villegas (Cs); el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (PP); José Bono (PSOE); y Albert Rivera (Cs)- que eran: «Orgullosos carceleros de la democracia, garantes de la persecución jurídica y mediática, de la violencia verbal y policial».

En esta línea, Puigdemont añadió que los citados eran: «Portavoces del inmovilismo feudal-35», refiriéndose así al íbex-35. Y les auguró un mal futuro: «¡Qué miedo tenéis a los ciudadanos libres! Y, a pesar de todo lo que hacéis, os acabarán pasando pacíficamente por encima».

Los hoteleros del Pirineo

Por otro lado, como respuesta a la invitación de algunos hoteleros de Murcia a los policías que estuvieron destinados temporalmente en Cataluña durante la operación del 1-O, otro grupo de hoteleros, agrupados bajo el paraguas de la plataforma Pirineos con ellos, invitará a pasar unos días en el Pirineo catalán a los murcianos afectados por las actuaciones policiales que contestaron las protestas contra las obras del AVE en la ciudad.

La invitación de los hoteleros murcianos saltó a la palestra cuando Puigdemont la criticó, desde su cuenta de Twitter, asegurando que «Franco estaría muy orgulloso» de esta invitación. Y añadió que era un «merecido homenaje» a una agentes de la policía que «se dejaron la piel atemorizando, persiguiendo, insultando, amenazando y pegando a ciudadanos de Cataluña el 1-O».

Tras este mensaje, los hoteleros de Murcia fueron linchados a través de las redes sociales de internet.