España

Puigdemont evita por segunda vez ser retratado junto a Otegui

El líder de Batasuna solicitó reunirse con el presidente catalán por la Diada, y se le denegó

Miembros de Bildu que fueron a la Diada: de izquierda a derecha, M. Ramírez, B. Ruiz, J. Iñarritu y P. Barrena
Miembros de Bildu que fueron a la Diada: de izquierda a derecha, M. Ramírez, B. Ruiz, J. Iñarritu y P. Barrena - EFE
Itziar Reyero - ireyero / JANOT GUIL BILBAO - BARCELONA - Actualizado: Guardado en:

El excarcelado dirigente de la vieja Batasuna, ahora en Bildu, Arnaldo Otegui, solicitó hace varios días entrevistarse con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, coincidiendo con la celebración de la Diada. Según confirmaron a ABC fuentes políticas, Otegui, inhabilitado por el Constitucional para ser candidato a lendakari, cursó la petición de una reunión en Barcelona, pero esta le fue denegada. Los dirigentes catalanistas de Junts pel Sí sopesaron recibir al líder de Batasuna, aunque finalmente rechazaron la visita por «incómoda». Con su viaje a Cataluña, Otegui buscaba impulsar su figura, tras su frustrada candidatura, aprovechándose del fervor secesionista en la manifestación del pasado domingo.

Puigdemont ya evitó retratarse junto a Otegui durante su polémica visita al Parlamento catalán, en mayo pasado. Entonces, el expreso condenado por pertenencia a ETA y por intentar rearmar a la vieja Batasuna, fue invitado por la CUP y fue recibido por la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell. También mantuvo encuentros con diputados de ERC y Catalunya Sí que Es Pot. El Ejecutivo catalán, sin embargo, no se entrevistó con Otegui, aunque defendió su visita «institucional» a Cataluña, que el PP, Ciudadanos y las víctimas del terrorismo calificaron de «denigrante».

Fuentes de presidencia de la Generalitat declinaron dar más detalles a ABC respecto a este intento de Otegui de reunirse con Puigdemont. Despacharon la pregunta con un «no nos consta la petición».

«Amistades peligrosas»

El trasfondo del asunto es la incomodidad que provoca Otegui, una figura vinculada a la violencia terrorista de ETA entre muchos sectores del independentismo catalán. Presumir de llevar a cabo un «procés» secesionista a la catalana –«con civismo, pacífico, etcétera»– no casa con mantener «amistades peligrosas» como las de Bildu. A quien más se le atragantan los gestos de complicidad a Otegui es al Partit Demòcrata, la antigua Convergència, a la que pertenece Puigdemont.

Por contra, su socio en el Gobierno a través de la coalición Junts pel Sí, ERC, siempre se ha significado por apoyar al líder de EH Bildu sin ambages. El diputado en el Congreso de ERC Joan Tardà participó activamente en la campaña «Free Otegui» y el pasado marzo acudió a recibir al líder proetarra a su salida de la cárcel de Logroño.

También estuvo allí el cantautor Lluís Llach, diputado independiente de Junts pel Sí. Y, junto a ellos, una visita predecible, la de miembros de la CUP –como David Fernández–, una formación que se ha significado por apoyar la causa «abertzale» en infinidad de declaraciones y gestos, como el de invitar a Otegui al Parlament.

Una «visita incómoda»
Ya en mayo Puigdemont no quiso recibir a Otegui en su visita al Parlament, porque contamina el «procés»

Otegui, que mira con envidia la vía independentista explorada por los dirigentes nacionalistas en Cataluña, tiene por seguros el apoyo de ERC y de la CUP. Pero busca ahora tender puentes con el poder institucional del «procés» independentista catalán. De ahí que solicitara la reunión, frustrada, con el presidente Puigdemont y, por ende, con la antigua Convergència, el referente más equiparable a lo que es el PNV en el País Vasco. Eso, hasta que el partido de Artur Mas abrazó la causa secesionista desafiando a la ley con actos como la consulta secesionista del 9-N, porque los de Iñigo Urkullu han optado ahora por la moderación.

Sin embargo, en la vieja CiU recelan de una figura como Otegui, que contamina su proceso soberanista por el terrible peso del terrorismo de ETA.

Por ahora, Otegui no ha logrado hacerse la foto con Puigdemont y debe conformarse con pequeños guiños del independentismo catalán que no es ni de ERC ni de la CUP. El pasado domingo, la web de noticias del canal autonómico TV3 se hizo eco de que Otegui felicitaba a los catalanes por su Diada con un tuit «en catalán». «Un abrazo a los Países Catalanes. Por las repúblicas vasca y catalana. ¡Aurrera! (adelante, en vasco)», tuiteó el batasuno.

Aunque sin Otegui, EH Bildu estuvo presente en la Diada del pasado domingo. Una delegación de la coalición encabezada por la diputada por Navarra Bakartxo Ruiz y el dirigente de la antigua Batasuna Pernando Barrena participó en la ofrenda floral al monumento de Rafael de Casanova y asistió luego a la manifestación independentista convocada por la ANC y Òmnium Cultural.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios