Puigdemont, en una reunión en la Generalitat
Puigdemont, en una reunión en la Generalitat - EFE

Puigdemont evita los apellidos castellanos en su lista electoral

En sus candidaturas apenas hay García o Martínez, los dos más frecuentes en Cataluña

MADRIDActualizado:

García, Martínez, López, Sánchez y Rodríguez. Por ese orden, son los cinco apellidos más comunes en la provincia de Barcelona. Les siguen Pérez, González, Gómez, Ruíz, Martín, Jiménez, Moreno, Hernández… Sin embargo, en la lista electoral con la que Carles Puigdemont concurre a los comicios del 21 de diciembre, los apellidos castellanos brillan por su ausencia. El contraste nominal se hace aún más evidente cuando se comparan las listas de los independentistas con las de otros partidos. Tanto que hace pensar en una concienzuda criba previa.

Sin depuración de pedigrí catalanista -en la selección de los apellidados- es difícil lograr proezas tales como que en esa lista electoral barcelonesa de 85 candidatos solo aflore un García, y no de primer apellido. Corresponde a Antoni Trilla i García, relegado al puesto número 68 de la lista encabezada por Puigdemont. García, el apellido más común entre los barceloneses, es especie en extinción en la candidatura de Junts per Catalunya, la marca con la que el «expresident» concurre a las elecciones catalanas del 21-D.

En su candidatura no solo aparecen arrinconados los apellidos más comunes de la provincia de Barcelona, sino cualquier otro que no suene con «pedigrí» catalán. Sí se desliza un Sánchez en los primeros puestos, pero porque quien lo porta ha hecho sobrados méritos de rebelión independentista: se trata de Jordi Sánchez Picanyol, el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) imputado por sedición y encarcelado provisionalmente por su destacada participación en el golpe secesionista. Descontada esta excepción, hay que acudir al puesto número 48 de la lista de Puigdemont para encontrar otro Sánchez (Eduard Sánchez i Campoy). Y eso pese a que Sánchez es el cuarto apellido más común en la provincia de Barcelona.

Con Martínez -el segundo apellido más habitual entre los barceloneses- ocurre algo parecido en la lista de Puigdemont. Aparece un solitario Martínez entre sus compañeros de candidatura (David Martínez i Raventós), y además lo hace en un discreto puesto, en el número 55 de la lista.

La eficacia de Junts per Catalunya a la hora de arrinconar los apellidos castellanos en su lista electoral no tiene competidor. Ni siquiera los independentistas de Esquerra Republicana lo logran con tanta claridad. Por ejemplo, en la lista barcelonesa de ERC que encabeza Oriol Junqueras aparece, en el puesto número 8, Jenn Díaz i Ruiz, y se le desliza un Rodríguez Fernández -de nombre José- en el puesto número 26. Eso sí, Junqueras también consigue que en los seis primeros puestos no haya ni atisbo de apellido sin pedigrí catalán; y no aparece ni un García ni un Martínez en los cuarenta primeros candidatos de su lista electoral por Barcelona. El primer García aflora en el número 42 (Marta Vilaret i García).

En las filas de Puigdemont, esa depuración de apellidos no solo se pone de manifiesto en la lista de la provincia de Barcelona. Por ejemplo, en la lista electoral de Junts per Catalunya por la provincia de Lérida no aparece un solo candidato que se apellide García, pese a que también es el más común entre los habitantes de esa provincia. El segundo es Martínez, y en esa lista solo aparece de refilón: es el segundo apellido de la tercera suplente de la candidatura, la última de la lista.

Otro ejemplo, la lista electoral de Tarragona. En ella, los apellidos sin pedigrí catalán también quedan arrinconados. García, Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, González, Pérez, Gómez y Moreno son, por este orden, los diez más comunes entre los habitantes de la provincia de Tarragona. Sin embargo, son acusada excepción entre los candidatos de Junts per Catalunya.

En la provincia de Gerona, la «cuna» de Puigdemont, más de lo mismo. Los apellidos más frecuentes entre la población gerundense son, por este orden, García, Martínez, Rodríguez, López, Sánchez, Fernández, Pérez… Pero en la lista electoral de Puigdemont en esta provincia no aparece ni un Martínez, ni un Rodríguez, ni un López. Sí se desliza un García, pero de segundo apellido, el del candidato que concurre en sexta posición, Jordi Munell García.