Antoni Noguera, alcalde de Palma de Mallorca
Antoni Noguera, alcalde de Palma de Mallorca - EFE

PSOE y MÉS discrepan sobre qué nuevo nombre dar a tres calles de Palma con una denominación 'franquista'

El actual alcalde, el ecosoberanista Antoni Noguera, había decidido hacer ya el cambio sin haberlo consultado previamente con el portavoz socialista

Palma de MallorcaActualizado:

El tripartito que gobierna en el consistorio de la capital balear, conformado por el PSOE, MÉS y Som Palma -marca blanca de Podemos-, está viviendo estos días su mayor crisis desde el inicio del actual mandato, por discrepancias sobre el cambio de denominación de algunas calles de Palma y los nuevos nombres propuestos. Esta polémica está vinculada, en concreto, a la antigua denominación «franquista» existente desde hace ochenta años en tres calles del casco histórico de la ciudad.

Según ha avanzado este miércoles «Diario de Mallorca» y ha podido confirmar ABC, el portavoz municipal del PSOE, José Hila, ha criticado que el alcalde de Palma, el ecosoberanista de MÉS Antoni Noguera, haya firmado recientemente un decreto en el que se recogía que desaparecerían del callejero los nombres de Vía Alemania y de Vía Portugal -ambas contiguas-, para pasar a denominarse de manera global Avenida del Gran y General Consell, al mismo tiempo que también se eliminaría el nombre de Vía Roma y se sustituiría por el de Calle de los Jurados. Cabe recordar que en los dos primeros años del actual mandato el alcalde palmesano fue Hila, quien en junio del pasado año entregó la vara de mando a Noguera, en cumplimiento del acuerdo de gobernabilidad suscrito en 2015.

Noguera tenía previsto que los nuevos nombres de las citadas vías pasasen a ser efectivos el próximo 13 de abril, un día antes del 87 aniversario de la proclamación de la Segunda República. Precisamente, el alcalde participó ayer en una mesa redonda bajo el epígrafe de «República, pasado y futuro». Durante su intervención, el primer edil defendió los «valores» republicanos. «Reivindicamos la República como proyecto de presente y de futuro para la ciudad, que nos ha de llevar a la plena igualdad social, a la profundización de las libertades democráticas y al reconocimiento de nuestro derecho a decidir como pueblo y como ciudadanos de este país», señaló.

Disensiones internas

Por lo que respecta al mencionado decreto toponímico, Noguera lo firmó sin haber consensuado previamente el cambio de nombre de las tres vías con sus socios del PSOE y de Podemos. El alcalde se basó exclusivamente en un acuerdo tomado por la Comisión de Toponimia del Ayuntamiento de Palma en noviembre del pasado año. En ese contexto, cabe recordar que en el mandato 2007-2011, con la socialista Aina Calvo como alcaldesa, se habían sustituido ya los nombres de 68 calles de Palma, por sus posibles connotaciones franquistas. El cambio se produjo en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El equipo de gobierno de Calvo estaba conformado inicialmente por el PSOE, el BLOC —antecedente de MÉS— y Unió Mallorquina. Hila era entonces el regidor de Función Pública.

En aquel mandato, el informe toponímico realizado por el lingüista Gabriel Bibiloni a petición del consistorio ya proponía la retirada de las denominaciones Vía Alemania, Vía Portugal y Vía Roma, al ser nombres aprobados durante la Guerra Civil, en reconocimiento de los regímenes extranjeros que habían apoyado el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Sin embargo, Calvo no estuvo de acuerdo entonces con el cambio de denominación propuesto para esas tres vías, que siguieron manteniendo su antiguo nombre.

Los socialistas defienden en estos momentos que en caso de que finalmente se hiciera efectivo un cambio de nombre, debería de optarse por los de República Federal de Alemania, República de Portugal y otro consensuado para Vía Roma.

Búsqueda del consenso

En declaraciones a ABC, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Palma, el ecosoberanista de MÉS Llorenç Carrió, ha señalado este miércoles que las formaciones que conforman el actual tripartito intentarán encontrar una solución de «consenso» en relación a esta polémica. Aun así, Carrió ha indicado que el cambio de denominación propuesto para las tres vías citadas estaría avalado por lo establecido por la Ley de Memoria Democrática, aprobada recientemente por el Parlamento balear.

Carrió ha explicado que, en cualquier caso, se ha solicitado a la Consejería de Cultura del Gobierno regional que elabore un informe sobre esta cuestión, cuyos resultados serán valorados luego por el equipo de gobierno municipal.

Por su parte, la portavoz del PP en el consistorio palmesano, Marga Durán, anunció ayer que en el próximo pleno ordinario su grupo presentará una propuesta solicitando que todos los partidos políticos pasen a estar representados en la Comisión de Toponimia y también que no se proceda a realizar ningún cambio de los nombres de las calles de Palma sin que exista un consenso vecinal y político previo.