Pedro Sánchez, en un acto de partido
Pedro Sánchez, en un acto de partido - Efe

El PSOE usa la comisión territorial para intentar allanar el camino al Estado federal

El PP recuerda que la comisión debe servir para modernizar el Estado Autonómico y advierte que no permitirá que los trabajos se desvirtúen

MADRIDActualizado:

Con la crisis catalana abierta en canal, los socialistas consideraron ayer que era un buen día para empezar a allanar el camino a su propuesta de Estado federal, y decidieron incluirla como solución a priori para la crisis catalana en el escrito que registraron en el Congreso para impulsar la creación de la nueva comisión territorial ideada por su líder, Pedro Sánchez.

El texto registrado no entra, al menos, en la polémica idea de la nación de naciones. Todo un alivio para el PP. Pero sí defiende que «la estructura federal corregiría los defectos de organización y funcionamiento del Estado autonómico». El apoyo al Gobierno frente a la amenaza secesión catalana sigue siendo incuestionable, pero los socialistas no pudieron resistirse a barrer para casa y llamar la atención respecto a que tienen una propuesta de fondo y propia, distinta de la del Gobierno, para encauzar el futuro Cataluña. «El federalismo es la concepción de gobierno del Estado que mejor puede representar un proyecto común para una España plural y diversa, donde la soberanía reside en el conjunto de la ciudadanía española y se reconoce la existencia de las diversas identidades que la integran», abunda. Un intento forzado de intentar allanar el camino a este modelo ya que la única manera de emprender el desarrollo del Estado federal es a través de la reforma de la Constitución, con la revisión de su Título VII.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, bendijo esta semana la propuesta socialista de la nueva comisión pero como cauce para el diálogo y la modernización del Estado de las Autonomías. El objeto de la comisión así lo recoge: "analizar las necesidades actuales del modelo de organización territorial en España y realizar las propuestas necesarias para desbloquear el actual desencuentro en relación con la cuestión catalana y aportar soluciones satisfactorias que susciten el apoyo mayoritario en Cataluña y el resto de España».

Pero su exposición incluye un claro alegato a favor del Estado federal que no comparte el Gobierno. Fuentes de la dirección popular advirtieron que puesto que el objeto de la comisión se limita a la modernización del Estado su apoyo se mantiene, pero advirtieron que no consentirán que los trabajos se desvíen o sirvan de pretexto para intentar cambiar el modelo autonómico por otro federal que no creen necesario. El punto en común con los socialistas en el ámbito territorial es la necesidad de modernizar el Estado Autonómico, pero no su sustitución, puntualizan

La vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra, admitió que no había avanzado al PP la inclusión del Estado federal en la argumentación de la comisión. Pero no consideró que pueda ser un problema. «A nadie puede le extrañar que el PSOE lo incluya», ha subrayado. «El PP conoce de sobra las resoluciones del PSOE y sabe que el federalismo forma parte de su enunciado. Pero es solo una propuesta», justificó.

Poco más se sabe sobre este nuevo órgano que nacerá con un gran déficit: el anuncio de uno de los actores clave en la secesión catalana, ERC, de que no se sentará a la mesa. Lastra ha quitado hierro a este anuncio, lanzado por el portavoz parlamentario de la formación Joan Tardà el martes, y se ha mostrado así convencida de que esta formación acabará por participar en la nueva comisión ya que el diálogo será la única salida que tendrá el independentismo catalán para canalizar su causa después del 1-O. «Hace falta política y ese es el objetivo de haber registrado hoy esta comisión. Vamos a abrir esa ventana de oportunidad para ofrecer diálogo», ha destacado.

Pero estas palabras no pasan de ser un deseo ya que, hoy por hoy, la postura de ERC es la de no participar en este foro. No así la del PDeCAT cuyo portavoz, Carles Campuzano, ha avanzado que su formación participará en la comisión aunque adviertiendo que, a su juicio, llegar tarde y mal, por lo que no resolverá la crisis catalana. En cuanto al calendario, Lastra no ha querido anticipar nada ni despejar si este nuevo órgano echará a andar antes o después del 1 de octubre. Lo fundamental para ella es que se ponga en marcha, algo hace unos meses «impensable».