España

El PSC propone que Cataluña sea reconocida como nación en medio del desafío secesionista

Los socialistas llevan al Parlament un proyecto que supera la Declaración de Granada

Miquel Iceta, ayer en el Parlamento catalán
Miquel Iceta, ayer en el Parlamento catalán - INÉS BAUCELLS
JANOT GUIL Barcelona - Actualizado: Guardado en:

En pleno debate de política general en el Parlamento catalán, marcado por las desafiantes propuestas de los grupos independentistas en favor de un referéndum unilateral de independencia, el PSC asomó ayer con una propuesta de estado plurinacional que volverá a encrespar los ánimos en el seno del PSOE.

El grupo parlamentario del PSC, liderado por su primer secretario, Miquel Iceta, presentó en el Parlament una propuesta de resolución que aboga por una reforma constitucional que tranforme España en una federación en la que se reconozca «el carácter plurinacional» del Estado y «el reconocimiento de Cataluña como nación».

La propuesta –que no prosperó, sólo la apoyaron los diputados del PSC– va mucho más allá de la Declaración de Granada que el PSOE –incluido el PSC– aprobó en 2013. En ella se aludía a la pluralidad de España con la expresión «hechos diferenciales y singularidades políticas» y se refería en todo momento a «comunidades autónomas», concepto que no se recoge en la proposición del PSC.

El texto de los socialistas catalanes votado ayer defiende un «pacto constituyente» que sirva para transformar al Estado –no se emplea el nombre de España– en un «Estado federal integrado por varios entes federados, que adoptarán la denominación e instituciones que prefieran». Asimismo, en cuanto a las competencias de los futuros «entes» federados, se propone incluir en la reformada Carta Magna el artículo 5 del Estatuto catalán, que reconoce «el papel de los derechos históricos como el fundamento del autogobierno de Cataluña».

Aunque efímera en el Parlamento catalán, la propuesta federal plurinacional del PSC –como la ponencia por una vía canadiense que ampare un referéndum independentista que votará el Congreso del PSC en noviembre– tensará todavía aún más sus relaciones con el PSOE. Unas relaciones que viven estos días uno de los momentos más críticos después de que el socialismo catalán –Carme Chacón al margen– apoyara al derrocado Pedro Sánchez en su «no» a investir a Rajoy y criticara el pulso exitoso de los «críticos».

Ayer mismo, varios diputados del PSC en el Congreso, como José Zaragoza, anunciaron que si el próximo Comité Federal del PSOE avala investir a Rajoy –vía abstención–, ellos acatarán lo que decida el Consejo Nacional del PSC.

La crisis del PSOE y el nuevo desafió secesionista del Parlament llega en plenas primarias para la secretaría general del PSC, en las que concurren Iceta y la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon. Se celebrarán el próximo 15 de octubre.

Iceta y Parlon coincidieron en su aval a Pedro Sánchez, y ésta incluso aseguró que consultaría a la militancia si secundan un posible aval del PSOE a la investidura de Rajoy. En cuanto al debate sobre el derecho a decidir, Parlon ya no lo defiende y rechaza la vía canadiense. Aunque considera la Declaración de Granada «insuficiente».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios