Andrea Levy, vicesecretaria general del PP y diputada del Parlament de Cataluña - Inés Baucells / Vídeo: Levy (PP) afirma que el Gobierno estará "vigilante" en Cataluña
Balance del 155

«El 'procés' ha medido su realidad. El 155 es real y se puede volver a usar»

Castigados por los resultados del 21 de diciembre y ahora presiondos por Ciudadanos, el PP reivindica su papel de actor principal en la aplicación del 155. Y advierte de que puede volver a usarse de forma más contundente y duradera.

MadridActualizado:

–¿Cómo valoran la figura de Quim Torra?

–Es importante en primer lugar las disculpas por esa manera de hablar tan ofensivamente. No puede invisibilizar a la mayoría de catalanes. De sus intervenciones en el parlamento destaca un discurso muy visceral en su identidad nacionalista y planteamientos de odio hacia España.

–¿Esperaban otro nombre?

–El único mérito de Torra es ser amigo de Puigdemont. Me preocupa que se le quiera tratar como un inquilino de la Generalitat, con Puigdemont trasladando que se cree el dueño. No sé si le va a tener que pedir permiso. Cataluña merece normalidad institucional. Y un candidato tutelado y que recibe instrucciones de un fugado de la Justicia y no del parlament no es marcar un rumbo de cambio.

–¿Un candidato así no da la razón a Ciudadanos?

–Lo que hay que dejar muy claro es que si van a ser una calcomanía de Puigdemont tendrán las mismas consecuencias. Repetir ese fracaso no es aconsejable para el nuevo Govern. Se actuará. Porque la democracia se hace respetar.

–Pero Cs habla de mantener el 155

–Lamento que quiera romper el consenso que nos hace fuertes. La unidad de acción de los demócratas es fundamental y no dar la sensación de debilidad. Pero no significa nada esa ruptura en la práctica. Insisto, torpedear la unidad constitucional favorece a los independentistas.

–¿Qué ha hecho bien el 155 y para qué ha servido?

–El Gobierno de Rajoy consiguió que un 155 que era esotérico pasase a ser real y efectivo. Para frenar el golpe de Estado se destituyó a un Govern instalado en la ilegalidad . Fue balsámico ante el desafío de los independentistas. Se han garantizado los pagos a proveedores y la gestión de los servicios públicos. Se ha demostrado un bálsamo ante el caos y que no es un señuelo, sino una herramienta real. Y que se puede volver a utilizar. Ha sido un elemento que ha hecho que la Generalitat funcionase como debe.

–¿Y qué ha hecho mal el 155?

–Creo que el hecho de estar ante una herramienta no utilizada anteriormente nos permite hacer ahora autocrítica. En otro escenario podíamos haber valorado intervenir de forma más intensa y duradera. Seguramente hay cosas que han salido del control como TV3 que ahora no nos plantearíamos que quedase fuera. O hacer una convocatoria electoral tan cercana.

–Cs insiste en que no se ha gobernado Cataluña

También decían que el 155 no debía aplicarse que «era matar moscas a cañonazos» como dijo Ciudadanos en septiembre. Gobernar es dar estabilidad y tranquilidad. Frente a la escalada de tensión que se produjo, el Gobierno de España devolvió la normalidad ante la fuga de empresas, depósitos bancarios, inversiones, pérdida de puestos de trabajo ... Se recuperó la confianza, eso es política bien hecha. Pero ahora queda la política de la conciliación con la verdad. Hay que desarticular la mentira nacionalista construida a base de propaganda durante años. Y para ello, es indispensable más presencia del Gobierno. Y sin complejos, no como ha sucedido en el pasado en demasiadas ocasiones.

–¿Pero se ha conseguido acabar con el procés?

–Yo creo que el procés ha medido su realidad y su incapacidad de desbordar a la democracia española. Ellos pensaban que habría impunidad e inmunidd. La respuesta democrática les ha demostrado que no tenían recorrido. Son el peor nacionalismo contra el que se puede luchar.