El preisdente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado 2 de octubre
El preisdente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado 2 de octubre - Óscar del Pozo
Congreso de los Diputados

La prisión permanente revisable también peligra: el Congreso pondrá hoy en marcha su derogación

La oposición continúa la demolición de la herencia de Rajoy tras poner en jaque a la Ley de Seguridad, la reforma del TC, la paralización de la LOMCE o la justicia universal. La iniciativa parte del PNV pero será apoyada por la izquierda, PSOE y Podemos, así como los independentistas catalanes: ERC y PDeCAT

MadridActualizado:

La oposición en el Congreso sigue adelante con su estrategia de derribo de las reformas estrella aprobadas por el Gobierno de Mariano Rajoy durante su primera legislatura, cuando contaba con mayoría absoluta.

Con las derogaciones de las leyes de Seguridad Ciudadana, Justicia Universal, reforma del Tribunal Constitucional o la paralización del calendario de la LOMCE ya en marcha le ha llegado el turno ahora a la prisión permanente revisable, legado personal del anterior ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Y es que tras un año de amagos a través de proposiciones no de ley (PNL) -no vinculantes para el Gobierno- el hemiciclo aprobará hoy la toma en consideración de una proposición de ley del PNV para derogar la reforma del Código Penal que introdujo la prisión permanente revisable.

La iniciativa contará con el voto a favor de PSOE, Podemos, ERC, PDeCAT y Bildu (179 escaños), mientras el PP (137) volverá a quedarse solo votando en contra, ya que Ciudadanos (32) previsiblemente se abstendrá. Esta fue la ecuación parlamentaria que cosecharon hace justo un año, el 4 de octubre de 2016, las dos PNL impulsadas por PNV y PSOE con el mismo título. ERC tiene también dos PNL registradas con el mismo motivo para ser debatidas en el Pleno y en la Comisión de Justicia, aunque lo lógico es que el grupo republicano las abandone ante el inicio de la tramitación del texto vasco.

A diferencia del resto de las leyes populares que la oposición ha puesto en jaque y que han quedado medio estancadas ante la falta de acuerdo entre la oposición para ponerse de acuerdo en cómo sustituirlas, el ataque a la prisión permanente revisable preocupa a los populares por la unanimidad de la oposición en derogarla directamente y volver al sistema de penas anterior.

«Si hay una reforma que de verdad puedan echar a bajo, es ésta», admiten fuentes del Grupo Popular que, no obstante, confían en que los últimos crímenes atroces cometidos contra menores o la amenaza del terrorismo yihadista hagan reflexionar a alguno de los grupos de la oposición y su tramitación parlamentaria se atasque. No en vano, la prisión permanente revisable entronca directamente con este tipo de atentados.

Si ese atasco no se produce, el grupo mayoritario intentará negociar el establecimiento de un programa riguroso de cumplimiento íntegro de las penas en el caso de crímenes atroces y actos terroristas. Los populares critican la «demonización» de la prisión permanente recordando su carácter revisable y su objetivo: mantener a las potenciales víctimas a salvo de aquellos criminales incapaces de resocializarse.

El texto impulsado por el PNV, en cambio, propone la supresión de la prisión permanente revisable «por no hallarse justificada desde razones de política criminal y por considerarla inconstitucional». Cree el grupo vasco que atenta contra la dignidad de los seres humanos, la prohibición de penas inhumanas y tratos crueles y degradantes, además de vulnerar el mandato constitucional de que las penas estén orientadas a la reeducación y reinserción social.

También sostiene que «rompe peligrosamente uno de los consensos constitucionales de 1978 de no establecer la cadena perpetua», vulnera el principio constitucional de legalidad y advierte de las posibilidades de que se produzca un error judicial que «sería irreparable». Y no duda en afirmar que «encubre» la pena de prisión «de por vida» vulnerando «claramente» el mandato de resocialización contenido en la legislación comunitaria aunque esta condena, como su propio nombre indica, es revisable.