España

Los arrepentidos de Gürtel señalan a Correa, Bárcenas y los exalcaldes de Pozuelo y Majadahonda

Dos empresarios y un exedil de Pozuelo reconocen las acusaciones de la Fiscalía y relatan sobornos y pagos en B

Jacobo Gordon
Jacobo Gordon - EFe

Los tres arrepentidos a última hora de la trama Gürtel —dos empresarios y un exconcejal de Hacienda de Pozuelo de Alarcón— han reconocido las acusaciones de la Fiscalía Anticorrupción y han apuntado a los principales implicados en la red corrupta: el cabecilla Francisco Correa, el exsenador del PP Luis Bárcenas y los antiguos alcaldes de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda, Jesús Sepúlveda y Guillermo Ortega, respectivamente, para quienes piden numerosos años de prisión.

En la primera sesión de los interrogatorios, los acusados Jacobo Gordon, Alfonso García Pozuelo y Roberto Fernández han reconocido las burdas irregularidades que cometió la trama Gürtel y han relatado, a las preguntas del Ministerio Público, cómo funcionaba la red. Las sospechas de los demás implicados se han cumplido: la alteración en el orden de los interrogatorios anticipaban un acuerdo con la Fiscalía.

El primero en «cantar», Jacobo Gordon, quien fuera socio de Alejandro Agag, ha explicado este miércoles al tribunal que el exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, aportó 150.000 euros en dinero negro para abonar una comisión al dueño de un terreno en dicha localidad. Además de los 5 millones de euros por la operación, los implicados pagaron al propietario 750.000 euros en B: los 600.000 restantes los pagaron a medias Francisco Correa, el cabecilla, y un empresario.

«Ortega me dio un sobre. Fui al baño y lo conté. Había 150.000 euros en B», ha relatado Gordon, quien ha reconocido con gesto serio las acusaciones. El empresario, para quien piden dos años de cárcel, ha contado que Correa se interesó por sus proyectos inmobiliarios al encontrarse en un restaurante. Cuando alguien aportaba dinero negro, el plan era otorgarle un dividendo en A, ha señalado el arrepentido, quien también ha relatado que Correa le presentó al extesorero del PP Luis Bárcenas como posible inversor en uno de estos proyectos.

El relato más minucioso de irregularidades ha llegado, sin embargo, de la mano de Roberto Fernández, el exconcejal de Hacienda de Pozuelo de Alarcón, quien ha tirado de la manta y ha dejado a los pies de los caballos a su antiguo jefe: el exalcalde de la localidad madrileña Jesús Sepúlveda, el exmarido de Ana Mato, la exministra de Sanidad del Gobierno de Mariano Rajoy. Fernández ha explicado que Sepúlveda decidía a quien se otorgaban las adjudicaciones públicas y que les prohibió mantener los contactos con Correa cuando se hizo público que el capo de la trama Gürtel estaba siendo investigado por la Policía.

Fernández también ha relatado que la trama realizó sobornos en forma de pagos en efectivo y de regalos de viaje a Sepúlveda. «Dinero en efectivo, en su despacho, y en ocasiones en El Barrial. ¿Lo entregaba la gente del grupo Correa, normalmente Isabel Jordán, cuando eran pagos en especie: viajes, comidas. Hasta tal límite llegaba que una vez (Sepúlveda) me pidió que le acompañara a la calle Serrano a comprar un bolso de Loewe, que lo pagaba Correa», ha respondido el acusado a las preguntas de la fiscal.

El exedil de Hacienda de Pozuelo ha añadido que sabe que Correa pagó unos 100.000 euros para la campaña electoral, parte de los fondos por los que el Partido Popular es juzgado en la causa como beneficiario: por haberse lucrado sin conocer los delitos. También ha reconocido que los gestores del ayuntamiento de Pozuelo dejaron las cuentas en números rojos y que vendieron patrimonio para que el agujero fuera menor, algo «indecente». Fernández señaló que el grupo Correa «trabaja muy bien y muy rápido», una cualidad que colmaba las necesidades de Sepúlveda, que se movía por impulsos, ha asegurado.

«Correa me dijo una vez que de esos fondos participaba Bárcenas», ha asegurado el tercer acusado que ha declarado este miércoles, el constructor Alfonso García-Pozuelo, que también ha reconocido las acusaciones. García Pozuelo ha confesado que también pagó a Sepúlveda cuando era alcalde de Pozuelo para que le beneficiara y que entregó fondos a Correa para «para organismos centrales» por obras adjudicadas en Castilla y León. En la quinta sesión del juicio de Gürtel, la primera en la que se han practicado interrogatorios, los implicados ya están contra las cuerdas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios