Imagen de la «cena amarilla» de Mallorca
Imagen de la «cena amarilla» de Mallorca - FACEBOOK

El presidente del Consell de Mallorca acude a la primera «cena amarilla» celebrada en la isla en apoyo de Puigdemont

Entre los asistentes al acto había otros representantes de MÉS, así como un alto cargo del PSOE y familiares de los políticos catalanes en prisión preventiva

Palma de MallorcaActualizado:

El presidente del Consell de Mallorca, el ecosoberanista de MÉS Miquel Ensenyat, acudió este sábado por la noche –a título personal– al primer «sopar groc» («cena amarilla») que ha tenido lugar en la isla en apoyo de los antiguos altos cargos de la Generalitat actualmente en prisión preventiva o que se encuentran residiendo ahora en el extranjero, como el expresidente Carles Puigdemont. Dicha cena fue, de hecho, la primera de estas características que se ha celebrado fuera de Cataluña. En total asistieron unas 340 personas, que pagaron cada una 30 euros por el menú.

La cena, desarrollada en un restaurante del municipio mallorquín de Campanet, había sido organizada por la entidad Obra Cultural Balear (OCB), con la colaboración de la Asamblea Soberanista de Mallorca, el diario «ARA Balears» y la emisora radiofónica Ona Mediterrània. Entre los asistentes se encontraban otros representantes de MÉS, además de Ensenyat, como la exconsejera de Transparencia del Gobierno balear, Ruth Mateu, o la diputada Joana Aina Campomar, así como el edil de Cultura del Ayuntamiento de Palma, Llorenç Carrió. Igualmente a título personal. Cabe citar también a la consejera de Cultura del Ejecutivo autonómico, Fanny Tur, persona próxima a los ecosoberanistas de MÉS.

Cabe recordar que en la presente legislatura gobiernan en las principales instituciones de Baleares dirigentes de formaciones de izquierda. Así, la socialista Francina Armengol preside la Comunidad gracias al apoyo directo de MÉS por Mallorca y al aval externo de MÉS por Menorca y Podemos. Por lo que respecta al Ayuntamiento de Palma y al Consell de Mallorca, en ambas instituciones gobiernan sendos tripartitos conformados por el PSOE, MÉS y Podemos.

Gritos de «¡libertad!»

Tal como estaba previsto, acudieron a la cena Montserrat Puigdemont —hermana del exmandatario catalán—, Oriol Sánchez —hijo del expresidente de la ANC, Jordi Sánchez— y Maria Neus Cuixart —hermana del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart—, que fueron recibidos con aplausos y con gritos de «llibertat!, llibertat!» («¡libertad!, ¡libertad!»). Algunos asistentes portaban camisetas amarillas, mientras que otros llevaban pañuelos o lazos amarillos. A lo largo de la velada se proyectaron vídeos del exconsejero de Cultura de la Generalitat, Lluís Puig; la exconsejera de Agricultura, Meritxell Serret, y Puigdemont.

Entre los asistentes al acto se encontraban también dos antiguos consejeros autonómicos del PSOE, Celestí Alomar y Antoni Garcías, que formaron parte del Ejecutivo que presidió el socialista Francesc Antich entre 1999 y 2003. Garcías es en la actualidad un alto cargo de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno regional, en concreto, director de la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental.

Otro de los participantes en el refrigerio fue el expresidente de la Asamblea Soberanista de Mallorca, Cristòfol Soler, antiguo dirigente isleño del PP que incluso llegó a presidir la Comunidad entre 1995 y 1996. Una vez acabada la cena, el presidente de la OCB, Josep de Luis, hizo una valoración positiva del desarrollo de todo el acto.

Una entidad soberanista

La OCB, creada en 1962, fue en el pasado un referente en la recuperación de la lengua y la cultura propia de las Islas, pero a lo largo de las dos últimas décadas ha pasado a ser, esencialmente, la principal entidad soberanista del Archipiélago. La OCB forma parte hoy de la denominada Federació Llull, creada en Palma en 1990 y conformada también por Acció Cultural del País Valencià y por Òmnium Cultural.

A lo largo de la actual legislatura autonómica, la OCB está recibiendo subvenciones de las principales instituciones de Baleares y también de Cataluña. El pasado año, por ejemplo, recibió 60.000 euros de la Generalitat, así como 50.000 euros de manera global del Gobierno balear y 5.600 euros del Ayuntamiento de Palma.

Cabe recordar, por otra parte, que el pasado mes de diciembre la OCB reconoció a Jordi Cuixart y a Jordi Sánchez, con el premio Gabriel Alomar, por «abrir el catalanismo a todas las luchas sociales y compartirlas, principal factor del éxito de sus propuestas radicalmente inclusivas y democráticas». Los «Jordis» se encuentran en prisión preventiva desde el pasado mes de octubre, después de que la Audiencia Nacional les imputase un presunto delito de sedición.