David Abril
David Abril - ABC

MÉS presentará una proposición en la que acusa al PP y a Cs de «promover el odio»

La formación ecosoberanista balear, que apoyó el referéndum ilegal en Cataluña, es el principal apoyo con que cuenta ahora la socialista Francina Armengol en el Parlamento regional

Palma de MallorcaActualizado:

El portavoz de MÉS por Mallorca, David Abril, ha anunciado este lunes que su partido presentará una proposición no de ley en la Cámara regional para que se inste al Parlamento balear a que «rechace todas aquellas iniciativas de aquellos grupos que además de promover el odio, son contrarias al Estatuto de Autonomía», en alusión implícita, pero directa, al PP y a Cs. Así consta en el borrador de la citada proposición, que además cuenta con dos puntos más.

En el primer punto se señala que el Parlamento de las Islas «se compromete a cumplir y hacer cumplir el Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares, como norma básica de nuestra Comunidad», mientras que en el otro punto se insta a los partidos con representación en la Cámara a «trabajar desde el consenso en torno a las grandes cuestiones que afectan a nuestra Comunidad y a sus habitantes». Entre dichas cuestiones se encontrarían «el déficit de financiación, el reconocimiento efectivo de nuestra condición insular por parte del Estado y la necesaria protección de la educación y de la lengua y la cultura propias como herramientas fundamentales de cohesión social».

Cabe recordar que en las principales instituciones de Baleares gobiernan en la presente legislatura tripartitos conformados por el PSOE, MÉS y Podemos. Así ocurre por ejemplo en el Consell de Mallorca y en el Ayuntamiento de Palma, presididos ahora mismo por dos ecosoberanistas de MÉS, Miquel Ensenyat y Antoni Noguera, respectivamente. En el Gobierno regional, presidido por la socialista Francina Armengol, la situación política es algo más compleja. Así, Armengol sólo tiene en su Ejecutivo consejeros del PSOE y de MÉS por Mallorca, si bien cuenta con el apoyo externo de Podemos y de MÉS por Menorca en el Parlamento autonómico. Esa circunstancia le garantiza poder sacar adelante sus propuestas legislativas.

Ataques continuos a la oposición

Abril ha atacado hoy de nuevo al PP y a Cs cuando ha dicho que habría declaraciones y proposiciones por parte de diversos representantes políticos que estarían a menudo cargadas de odio. «No hacen otra cosa que alimentar el peor fascismo latente en nuestra sociedad, que en los últimos tiempos y sin complejos ha reavivado su presencia y simbología en los espacios públicos de nuestras ciudades y pueblos», ha afirmado Abril, reiterando unas críticas que están siendo ya recurrentes por parte de MÉS desde finales de 2017.

En respuesta a esa situación, la pasada semana el portavoz de Cs en el Parlamento balear, Xavier Pericay, había denunciado ya que «las acusaciones de Abril a Ciudadanos demuestran a las claras quién incita al odio, se comporta como un fascista y promueve la división social».

En ese contexto político, Armengol se siente cada vez más incómoda con sus socios de MÉS por Mallorca, en especial por la deriva inequívocamente independentista que han emprendido los ecosoberanistas isleños en estos últimos meses. MÉS no sólo apoyó el referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña, sino que ahora también plantea que Mallorca pueda ser una república en el horizonte de 2030. Cabe recordar, además, que meses atrás la presión de MÉS hizo que el PSOE desistiera de su propósito inicial de no exigir el catalán a los médicos y enfermeros de la sanidad pública.

Una gala politizada

Ha sentado también mal a Armengol que el pasado mes de diciembre MÉS le haya impuesto como nueva vicepresidenta y consejera de Turismo a Bel Busquets, que es una de las personas más radicalizadas a nivel ideológico de la formación ecosoberanista. Busquets ha sustituido a Biel Barceló, quien dimitió de ambos cargos después de haber realizado un viaje gratis total al Caribe.

Busquets fue, precisamente, uno de los altos cargos políticos que hace dos semanas acudieron a la denominada «Nit de la Cultura» («Noche de la Cultura»), en la que la Obra Cultural Balear (OCB) entregó sus tradicionales galardones anuales. La citada gala también contó con la presencia de la presidenta de la Diputación Permanente del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, que había sido invitada por la OCB. Uno de los galardones entregados en dicho evento, el premio Gabriel Alomar, fue concedido de manera conjunta al presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y al de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez.

En el transcurso de la gala, otro de los galardonados, reconocido con el premio Emili Darder, calificó de «fachas» al PP, PSOE y Cs. Por su parte, Forcadell fue recibida con gritos de «llibertat!, llibertat!» («¡libertad!, ¡libertad!») por parte de casi todos los asistentes, que además se pusieron en pie y aplaudieron. Los altos cargos de MÉS presentes en el acto hicieron lo mismo, entre ellos el presidente del Consell de Mallorca y el alcalde de Palma. Armengol no acudió a dicha gala.

La OCB es hoy una entidad proindependentista, muy lejos del ideario original con el que nació en 1962. En la actualidad, la OCB recibe subvenciones de las principales instituciones de Baleares y de la Generalitat de Cataluña. Además, forma parte de la denominada Federació Llull, conformada también por Acció Cultural del País Valencià y por Òmnium Cultural.