Félix Millet sale del Palau este lunes tras serele notificada la sentencia, que le condena a 9 años y 8 meses de prisión
Félix Millet sale del Palau este lunes tras serele notificada la sentencia, que le condena a 9 años y 8 meses de prisión - EFE

CDC practicó un «acuerdo criminal» con Millet siendo Mas el número dos del partido

El partido precursor del PDECat tendrá que devolver 6,67 millones al Palau de la Música

BarcelonaActualizado:

Sentencia. Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) practicó «ininterrumpidamente desde antes del año 1999 hasta 2009» un «acuerdo criminal» con el entramado societario del Palau de la Música -cuatro empresas, tres de ellas implicadas en la trama-, que controlaban Fèlix Millet, Jordi Montull y Gemma Montull, y la empresa Ferrovial. Entre los tres socios se pactaron «comisiones ilícitas (...) con destino a CDC, por y para la adjudicación de obra pública», que la empresa constructora hacía llegar al partido, que en esos años tenía a Artur Mas como secretario general, a través de la «estructura jurídico-financiera» del Palau.

A cambio, Millet y Montull recibieron «un porcentaje» de las comisiones. Estos, además, saquearon las arcas del Palau en una cantidad de más de 31 millones de euros. CDC, por su parte, tendrá que devolver 6,67 millones de euros al Palau de la Música al ser condenda por «tráfico de influencias».

Los magistrados de la Sección 10ª de la Audiencia Provincial de Barcelona fallaron ayer confirmando el «entramado delictivo» que se destapó en 2009 y saltó a la luz pública cuando agentes de los Mossos d’Esquadra registraron las instalaciones de la institución cultural por orden del juez instructor y a petición de la Fiscalía.

La sentencia -contra la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo- no deja lugar a dudas. Los magistrados exponen en los fundamentos de derecho que los tesoreros de CDC, Carles Torrent (fallecido en 2005), primero, y Daniel Osàcar, después, ejercieron su influencia («por sí mismos o con el apoyo de otros altos responsables del partido no identificados») en los órganos de decisión de CDC -partido «capaz de urdir un plan con aquel propósito de ocultación»- para que algunas obras de ámbito local o autonómico fueran a Ferrovial. «Existe la certeza -señalan los magistrados- que aquella influencia se pactó, se produjo y se dictó la resolución, pues no cabe otra explicación lógica al mecanismo por el cual Ferrovial entregó durante años -como acredita la sentencia-, de forma continuada, ingentes cantidades de dinero a CDC a través del Palau de la Música, contando para ello con la relevante e indispensable colaboración de Fèlix Millet y Jordi Montull».

Una colaboración que tenía su recompensa. La comisión pactada era del 4% del importe del total de las adjudicaciones obtenidas por la empresa constructora y esta cantidad se repartía «entre CDC, por un lado, y Millet y Montull por otro, en un porcentaje de un 2,5% para el partido y un 1,5% para estos».

Mas: decisión «dura»

Osàcar tendrá que pagar 3,79 millones de euros y cumplir una condena en prisión de 4 años y 5 meses, condenado por tráfico de influencias, blanqueo de capitales, falsedad en documento mercantil y falsedad contable.

En relación a esta condena y a lo que supone para CDC, Francesc Sànchez, exdirectivo de CDC y su representante legal en el juicio, anunció a las puertas del Palacio de Justicia que ejercerán -tanto Osàcar como CDC- su derecho a recurrir ante el Supremo al no estar de acuerdo con la sentencia. Para Sànchez, «la juez ha comprado la idea de la Fiscalía». En este sentido, Mas señaló en un comunicado que la sentencia es «dura», no esperaba que fuera así y reiteró que CDC pagó con su disolución, en 2016, «un precio muy alto» por las irregularidades investigadas.

Sin embargo, CDC todavía sigue siendo un partido activo, si bien totalmente hibernado, hasta el punto que el PDECat formó, en las elecciones autonómicas catalanas del 21-D, la lista de Junts per Catalunya de la mano de CDC. Pese a la evidente relación, fuentes del PDECat indicaron ayer a ABC, que la dirección de este partido no tiene nada que ver con la CDC condenada en el caso Palau.

No fueron tan complacientes sus socios de gobierno en la Generalitat en los últimos años. El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, pidió que los responsables paguen por ello: «Todo el peso de la Justicia tiene que caer ante los responsables, sin excepción».

Los cabecillas de la trama

Además, la Audiencia de Barcelona consideró probado que Millet y los Montull, al margen de los órganos de decisión de las entidades que formaban el entramado, y gracias a su control absoluto sobre la Fundación Orfeó Català-Palau de la Música, el Consorcio del Palau de la Música y la Associació Orfeó Català pudieron saquear más de 31 millones de euros.

La sentencia expone con todo tipo de detalle el sistema por el que expoliaron la entidad cultural y el destino del dinero: entre otros, retirada en efectivo de la cuentas de las sociedades, viajes por todo el mundo a cuenta del Palau y grandes obras y muy diversas en las propiedades de los Millet y los Montull.

Así, los magistrados condenan a Millet a 9 años y 8 meses de prisión y tendrá que abonar, entre multas y comiso, 6,92 millones de euros. Además, asumirá solidariamente con su compinche y otros condenados más de 25 millones de euros.

Jordi Montull, por su parte, es condenado a 7 años y 6 meses de prisión y al pago de 3,69 millones de euros (entre las multas y el comiso). También tendrá que asumir más de 25 millones de euros solidariamente (cantidad compartida en gran parte con Millet).

La tercera persona que sale con una condena más alta es la hija de Jordi, Gemma Montull. Pese al acuerdo con la Fiscalía, que solicitaba para ella una prisión de dos años, la exdirectora financiera es condenada a 4 años, 6 meses y 22 días de prisión. Tendrá que asumir el pago de 2,66 millones de euros y 1,49 millones de euros solidariamente con Millet y su padre.

En tanto que responsables civiles directas como partícipes a título lucrativo, Marta Vallès, esposa de Millet, y Mercedes Mir, mujer de Montull, tendrán que pagar dos multas de 6,41 millones de euros y 376.701,11 euros, respectivamente. Por el mismo motivo, Laia Millet Vallès tendrá que pagar 112.782,51 euros.

Absueltos por prescripción

De igual manera, los magistrados condenan por diversos delitos y diferentes penas (todas menores a los dos años de ingreso en prisión) a Raimon Bergós Civit, Santiago Llopart Romero, Miguel Giménez-Salinas Lerín, Juan Manuel Parra González, Pedro Luis Rodríguez Silvestre, Vicente Muñoz García, Juan Antonio Menchén Alarcón y Edmundo Quintana Giménez.

En cuanto a los directivos de Ferrovial, los magistrados absuelven a Pedro Buenaventura Cebrián y Juan Elízaga Corrales, ya que sus delitos están prescritos.

Tras conocer la noticia, Ferrovial reiteró «su convencimiento» de que las adjudicaciones de obras se hicieron de manera regular y aseguró que la empresa era «ajena al destino final de los fondos entregados al Palau de la Música mediante contratos de patrocinio».

También fueron absueltos el empresario Marc Martí Ramón, al prescribir el delito por el que se le acusaba, y Rosa Garicano Rojas, que pese a estar en el entorno de Millet desconocía por completo la trama que éste tenía creada con los Montull.