Albert Rivera, presidente de Ciudadanos
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos - EFE

PP y PSOE rechazan la idea de Rivera de avanzar en la reforma electoral al margen de la subcomisión

El presidente de Ciudadanos dice que la subcomisión «no avanza a la velocidad que debería». En este aspecto Podemos y Ciudadanos se encuentran más cerca que en ningún otro tema.

MadridActualizado:

PP y PSOE rechazan la pretensión de Albert Rivera de avanzar en la reforma de la ley electoral al margen de la subcomisión parlamentaria creada en el Congreso para tal fin. El presidente de Ciudadanos planteó ayer desarrollar reuniones bilaterales entre los cuatro principales partidos para encontrar «puntos de acuerdo» porque

La propuesta no fue recibida positivamente ni por el PP ni por el PSOE. No así por Podemos. Este es uno de los pocos aspectos en los que el eje de discusión se fragmenta de forma perfecta entre las nuevas formaciones y los partidos tradicionales.

En Podemos está siendo Íñigo Errejón quien aborde los trabajos en la subcomisión, y en conversaciones con este diario no se muestra a priori contrario a mantener esos encuentros con Ciudadanos: «Ninguna reforma de tal calado se va a decidir solo en una subcomisión. Llevamos un año trabajando dentro y fuera de la Institución, reuniéndonos con expertos en Derecho constitucional y con asociaciones de la sociedad civil», explica. Errejón plantea esta reforma como «elemento clave para regenerar nuestro sistema político y sacar a España del bucle en el que se encuentra».

El portavoz del PP, Rafael Hernando, aseguró que la propuesta «no tiene sentido» una vez se haya creado la subcomisión. El portavoz popular recordó que ya se están produciendo comparecencias en la subcomisión y descartó «reuniones paralelas sin contar con las personas que están trabajando» en ese órgano parlamentario, subrayando además que la modificación de la LOREG debe hacerse «por consenso».

También ha respondido a la crítica que Rivera, en la que basa su propuesta, de que la subcomisión «no avanza a la velocidad que debería». Hernando justificó que «un sistema electoral no se cambia de la noche a la mañana para beneficiar a unos o a otros. Nosotros pudimos haberlo hecho con mayoría absoluta y no lo hicimos». El PP incluyó esta cuestión en su acuerdo de investidura pero, como recuerda Hernando, demandando que se realizase «por consenso».

La más contundente en rechazar el planteamiento de Rivera fue Margarita Robles: «Rivera tendrá que plantearse por qué no se avanza», criticó. La portavoz socialista defendió que el PSOE «cree profundamente en el Parlamento» y dijo estar sorprendida porque Rivera «en vez de impulsar el trabajo parlamentario, quiera huir de una comisión que se creó con su apoyo».

Desde Ciudadanos quieren utilizar estos encuentros para «explorar las posibilidades de acuerdo en los temas más complicados», esencialmente la mejora de la proporcionalidad, mientras que en la subcomisión se avanza «en los temas donde existen menos diferencias» como en la supresión del voto rogado. Pero vista la acogida de la propuesta, esa pretensión de buscar puntos de encuentro puede terminar más bien en la escenificación de los desencuentros.