España

El PP da el primer paso para un pacto nacional sobre pensiones

Defenderá hoy en el Pleno la unión de todos los grupos para buscar la sostenibilidad

Fátima Báñez, ministra de Empleo
Fátima Báñez, ministra de Empleo - Ignacio Gil

Con la negociación de los Presupuestos de 2017 prácticamente estancada, los populares han comenzado a buscar en el Congreso los apoyos necesarios para impulsar el pacto nacional sobre el futuro de las pensiones. Las conversaciones comenzaron el pasado viernes sobre la base de la proposición no de ley que el PP defenderá esta tarde en el Pleno.

Se trata de un texto cuyo eje es el establecimiento de un acuerdo en el que participen todos los grupos, sin excepciones, para atender «de forma prioritaria a la sostenibilidad económica del sistema y a la adecuación de sus prestaciones contributivas y no contributivas». La iniciativa apuesta por reforzar los principios en los que «se sustenta el sistema de Seguridad Social, como son la equidad, la contributividad y la solidaridad». Y las fórmulas para conseguirlo se negociarían y gestarían en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, analizando las circunstancias económico-financieras y demográficas del sistema así como aquellas a las que se enfrentará en los próximos años. Todo este trabajo daría lugar a nuevas recomendaciones y orientaciones que tendría que implementar el Gobierno.

Es un texto de mínimos redactado precisamente para que todo el mundo pueda aceptarlo. Máxime dado que todos los partidos incluyeron en sus programas electorales la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado sobre el futuro de las pensiones. A priori, todos los grupos tienen voluntad de lograrlo, pero para eliminar cualquier reticencia la portavoz parlamentaria popular en el Pacto de Toledo, Carolina España, ha ofrecido tanto a los socialistas como al resto de los grupos negociar enmiendas transaccionales para recoger las contribuciones que quieran realizar. Su objetivo es sacar adelante un texto consensuado y con el respaldo parlamentario más amplio posible. Sin embargo, es posible que no sea hasta mañana antes de la votación cuando los partidos de la oposición revelen cuál va a ser el sentido del voto.

Hasta última hora de ayer el PSOE decía ver con buenos ojos el texto de la propuesta popular pero no garantizaba su apoyo. La portavoz socialista en materia de pensiones, Mercè Perea, trabajaba ayer por la tarde en una enmienda cuya inclusión reclamará hoy al PP para poder votar a favor. Pero el registro del Congreso de los Diputados cerró sin que el Grupo Socialista la hubiera presentado. Tiene hasta las doce de esta mañana para hacerlo. La promesa de este texto mantenía ayer en vilo a los demás grupos. Al PP porque puede condicionar el resultado de la votación y al resto de los grupos porque ninguno aventura el sentido del voto sin conocer la propuesta del PSOE y, por ende, la redacción final de la proposición popular.

Esta parálisis llama la atención en el caso de Ciudadanos dado que en el acuerdo de 150 puntos firmado entre la formación naranja y el PP para la investidura de Mariano Rajoy, ambos grupos pactaron «fortalecer el sistema público de pensiones para garantizar su sostenibilidad y suficiencia». Sin embargo, la formación naranja está condicionada por su decisión de evitar apoyar a los populares en votaciones que no vayan a salir adelante, en la medida de lo posible. Es una estrategia en clave electoral para no quedar marcado como un partido «comparsa» del PP.

A falta del movimiento del PSOE, Podemos ni el PNV habían decidido ayer el sentido de su voto ni si presentarían su propia enmienda, mientras ERC avanzó que no decidiría el sentido de la votación hasta que se desarrollara el debate en el Pleno. Su voluntad es la de participar en el pacto pero mantienen el escepticismo sobre «cualquier propuesta popular».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios