Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid - EFE | Vídeo: El PP niega que esté barajando nombres para sustituir a Cifuentes (ATLAS)

Rajoy contempla «resistir» con Cifuentes y que Rivera pague el precio de derrocarles

Génova espera a que el presidente regrese de Argentina, mañana. Un sector del PP pide plantar cara al «chantaje» de Cs

MadridActualizado:

La decisión sobre el futuro de Cristina Cifuentes aún no está tomada. Génova espera a que Mariano Rajoy regrese de Argentina, mañana jueves, para decidir qué hace ante el órdago planteado por Albert Rivera de que apoyará la moción de censura del PSOE, aliado con Podemos, para derrocar a la presidenta madrileña si Rajoy no la aparta antes.

Los populares, como ha venido publicando en los últimos días ABC, se debaten entre dejar caer a Cifuentes para mantener el Gobierno de la Comunidad de Madrid, el poder. O «aguantar» con ella hasta el final. Pase lo que pase. «Esa es la cuestión. Esa es la decisión que tiene que tomar el jefe», reconocen ya en la cúpula del PP. No la sacrificarán tan fácilmente. Ni ella está pensando en dimitir.

Un sector del partido, entre ellos varios barones, como publicó este diario el martes, consideran que Rajoy no puede consentir que Rivera se siga cobrando más cabezas. Creen que el chantaje no acabará nunca, que ya han pagado un alto precio. «Dejamos caer a Rita… luego fue Pedro en Murcia, lo que todos nos preguntamos es: ¿quién va a ser el próximo?», se cuestionó un líder regional tras la comida que reunió el sábado a Rajoy con los diecisiete presidentes regionales. «Se iría Cristina pero daría igual. Habrá otros. Lo que quieren es que caiga el PP».

En la dirección nacional admiten ya que la opción de resistir es real. No están buscando un sustituto a Cifuentes. No todavía. La clave en este momento es que el PP sabe que si vuelve a entregar la cabeza de una presidenta autonómica, como hizo hace un año con el murciano Pedro Antonio Sánchez, Rivera saldrá engordado sin desgaste alguno. Seguirá el PP pero muy debilitado. Sin embargo, importantes cargos del partido creen que Rajoy debe poner pie en pared. «Ya es hora de que Ciudadanos pague el precio de sus actos», era la reflexión del sábado de uno de los barones con más peso en el PP.