La vicesecretaria del PP de Andalucía, Ana Mestre
La vicesecretaria del PP de Andalucía, Ana Mestre - J. M. Serrano

El PP denuncia el uso de una tarjeta de la Junta de Andalucía en un prostíbulo

El Gobierno andaluz no se pronuncia «porque hay una investigación abierta»

SevillaActualizado:

«Las tarjetas black de la Junta se usaron para pagar los servicios de un club de alterne». Así de tajante fue ayer la vicesecretaria del PP de Andalucía, Ana Mestre, aportando como prueba el testimonio que dio ante la Guardia Civil el propietario del pub Don Angelo y que está dentro del sumario judicial que investiga a la Faffe, la extinta fundación de la Junta de Andalucía.

La dirigente popular detalló que agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil tomaron declaración como testigo al propietario del pub Don Angelo para preguntarle sobre los procedimientos de pagos con tarjetas. «La Guardia Civil no llama a cualquier empresario a declarar, lo hace por algún motivo, porque tiene indicios».

El club Don Angelo está muy próximo al estadio del Betis
El club Don Angelo está muy próximo al estadio del Betis- Google Maps

Según consta en el acta de declaración, el dueño de este establecimiento fue preguntado por los agentes sobre las «anulaciones o devoluciones de los servicios abonados mediante la utilización de medios de pago electrónicos», a lo que respondió que se «pueden haber producido con cantidades pequeñas, en torno a 300 euros, debido principalmente a desacuerdos en la facturación, sin tener constancia de ninguna anulación o devolución de grandes importes».

Unas palabras que para el PP muestran que el gerente de la extinta Faffe, Fernando Villén, utilizó esta tarjeta para pagar los servicios en este club de ocio para adultos.

Desde el Gobierno andaluz, sin embargo, lo ven de otra manera. Si bien el consejero de Empleo, Javier Carnero, no desmintió esta información del PP: «Sobre el club de alterne no me voy a pronunciar porque hay una investigación judicial. Quiero dejar claro que existe tolerancia cero frente a la corrupción y también tolerancia cero frente a la difamación que hacen algunos partidos». El portavoz del Gobierno sí fue más contundente, «el PP tendrá que demostrar lo que dice».

En poder de la UCO

En lo que sí fue rotundo el consejero fue en afirmar que la extinta Faffe, Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, sólo tenía una tarjeta de crédito que estaba asociada al director gerente de la misma, Fernando Villén, y que toda la información al respecto está en poder de la Guardia Civil ya que se trataba, además, de una tarjeta perfectamente controlada.

«La tarjeta se anuló en 2011, cuando se extinguió la Faffe y según el extracto oficial, la liquidación de la tarjeta en el año 2008 fue de 359 euros; en 2009 fue de 607,35 euros; y en 2010, el gasto fue de 558,88 euros». El consejero ha explicado que había otras tarjetas en la extinta Faffe pero eran sólo para reposición de gasolina y pagos de peaje.

No obstante, Carnero no explicó si en esa liquidación se encuentran pagos al mencionado club de alterne y que fueran posteriormente anulados.

Javier Carnero insistió, sobre todo, en su estrecha colaboración con la investigación judicial. «Desde el año 2015 cuando empezó la investigación, esta consejería ha colaborado en todo momento con la justicia y con la Guardia Civil, habiéndoles entregado toda la documentación que han requerido en plazo». Según explicó, se le facilitó a la UCO, un ordenador portátil con un módem que tiene acceso directo a todos los programas de contabilidad que tenía la Faffe, «exactamente la misma información que tenemos nosotros». El consejero afirma, además, que se le dio un curso de formación a los agentes para que usaran esos programas.