España

El PP afronta el congreso que  marcará su capacidad de regeneración

Rajoy avisa de que el partido tomará «decisiones razonables» contra la corrupción en sus filas

Rajoy, ayer en rueda de prensa
Rajoy, ayer en rueda de prensa - Efe
ITZIAR REYERO Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Partido Popular tiene una oportunidad de oro en su próximo congreso nacional, convocado para los días 10, 11 y 12 de febrero en Madrid, para rearmar el partido ideológicamente y reordenar sus estructuras de mando. Pero, más aún, para introducir los cambios que en materia de regeneración política demanda la sociedad y su propio electorado, que le retiró casi un tercio de su fuerza respecto a su mayoría absoluta de 2011, por los muchos casos de corrupción en sus filas, entre otros motivos. El presidente popular, Mariano Rajoy, que revalidará su liderazgo sin apenas contestación interna, asegura haber tomado nota de ello y, por eso, anticipa que el partido adoptará «decisiones razonables» para ganar en limpieza. «Hay que conseguir que las «prácticas de corrupción se conviertan en historia», dijo ayer ante la junta directiva nacional reunida, que convocó oficialmente el cónclave y designó a los encargados de pilotar los trabajos. La senadora y presidenta del PP de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, coordinará el grupo. Por ser la anfitriona, Cristina Cifuentes presidirá el XVIIICongreso, en el que el resto de barones tendrá un papel activo, repartido por las ponencias, que dirigirán los cinco vicesecretarios de Génova.

Catarsis colectiva

El PP ya se comprometió por escrito a cumplir en su acuerdo de investidura con Ciudadanos una serie de medidas regeneradoras para los cargos públicos –separación inmediata de imputados por delitos de corrupción, limitación de mandatos a ocho años–, que ahora podría incorporar en su «código ético». Su listón actual se fijó en los estatutos aprobados en 2012 en Sevilla, que recogieron una enmienda para abrir expediente disciplinario a sus miembros imputados cuando hubiera juicio oral; si bien, no se fallaría hasta que hubiera sentencia del juez. Pero ahora se busca ir más allá.

Aunque no concretó ninguna medida, Rajoy vino a decir que «rectificar» es de sabios y se reforzarán controles internos. «Así como la gente castiga cuando cree que debe hacerlo también es capaz de premiar a esa fuerza si ve que se han producido rectificaciones y se empieza a actuar de otra manera», aseveró ante los suyos.

Muchos dirigentes del PP han venido pidiendo que se endurezcan esos controles internos y, sobre todo, se actué con contundencia y rapidez ante posibles casos de corrupción. Prevenir y no actuar solo a golpe de investigaciones judiciales o de la Guardia Civil en las sedes de los partidos, como ha ocurrido en los últimos años. El «número tres» de Génova, Fernando Martínez-Maillo, alentó días atrás la tesis de que el PPafronta su congreso como una especie de catarsis colectiva. «Será un congreso trascendente, no un mero trámite», señaló.

El presidente del PP hizo balance de la situación económica y, sin obviar que el partido se ha visto lastrado en las urnas por la difícil gestión en la peor crisis económica que ha vivido España, Rajoy insufló a los suyos el ánimo de la remontada. Así lo demuestra la recuperación de 14 escaños entre las elecciones de diciembre y de junio, y así lo indican distintos estudios sociológicos. «Esto empieza a cambiar». En este contexto, animó a todos, ahora que se ha cerrado el ciclo electoral, a preparar concienzudamente el congreso nacional, que deberá servir de pistoletazo de salida para afrontar la próxima cita electoral:las autonómicas y municipales de 2019.

Durante el cónclave se debatirán cinco ponencias, coordinadas por los cinco vicesecretarios del Partido Popular. La que más expectativas levanta es la de Política y Estatutos, que por primera vez se funde en un misma ponencia. Estará presidida por Fernando Martínez-Maillo, que razonó la fusión porque en el preámbulo de los estatutos ya se apuntan los puntos cardinales de la ideología política del PP. También como novedad, todos los compromisarios podrán votar el importante texto que definirá el credo del partido y actualizará el modelo de organización interna del partido.

En este último apartado se incluyen los debates candentes sobre si el PP celebrará primarias en el futuro. Como informó este diario la semana pasada, se van enfriando las voces de los barones que defendían abiertamente este sistema de elección directa de los cargos. «Las primarias no es la panacea», reconoció ayer a la entrada de Génova Juan Manuel Moreno, presidente del PP de Andalucía y referente del sector «renovador». Él dirigió la parte de la Conferencia Política que en el verano de 2015 apuntó a reforzar el papel de la militancia, aunque sin concretar cómo. Génova, que asegura que los militantes tendrán «una especial relevancia» en este XVIII Congreso, rechaza el sistema que ya ejercitan PSOE, Podemos y Ciudadanos, con dudosa eficacia. «La forma de elección de nuestro presidente es tan democrática como la de los demás», insiste la dirección del PP. La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, ya ha anunciado que «pujará» por ese modelo en el congreso, para lo que tendría que enmendar la ponencia si de inicio no lo contemplan sus redactores. Además de Maillo, serán ponentes Alicia Sánchez-Camacho, Pedro Sanz, Mercedes Fernández e Ignacio Diego.

Este grupo de trabajo también abordará la posible limitación de mandatos, incompatibilidades de cargos orgánicos, tocará los temas de transparencia y revisará el procedimiento sancionador.

De momento, lo que está claro es que el XVIII Congreso del PPseguirá usando el modelo de compromisarios –los militantes eligen por cada provincia una serie de representantes, que son los que votan al final–. Habrá 3.128 en total;de ellos, 2.565 elegidos en urnas provinciales. «En el PP se vota», insiste Génova. Aunque no hay duda de que Mariano Rajoy será reelegido presidente del PP, ayer se abrió el plazo para presentar candidaturas a la presidencia, hasta el próximo 24 de noviembre. Para ello solo se necesitan 100 avales de militantes (son 860.000 en total). Si hubiera concurrencia la campaña electoral interna en el PP comenzaría el día 26 de noviembre hasta el 13 de diciembre. El rival de Rajoy necesitaría en todo caso el apoyo previo del 20% de los compromisarios.

Será en el Congreso cuando Rajoy desvele si María Dolores de Cospedal seguirá como «número 2» de Génova. Ayer por la tarde, en una rueda de prensa en La Moncloa tras reunirse con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, evitó hablar del futuro de su mano derecha en el partido. «Hoy hemos convocado el congreso. Queda mucho tiempo. Ya lo comunicaré en su día y en un marco más razonable».

La Ponencia Social será coordinada por el vicesecretario de Sectorial de Génova, Javier Maroto, al que acompañan Juan Manuel Moreno, Pedro Antonio Sánchez, Isabel Bonig y José Antonio Monago. El bloque económico y de administración territorial lo comandará Javier Arenas junto a Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Alonso, Xavi García Albiol y José Ignacio Ceniceros.

Génova ha añadido una nueva ponencia, de Educación, Inovación y Cultura, pilotada por Andrea Levy con Juan Vicente Herrera, Asier Antona y Miquel Vidal. Por último, el documento sobre Europa lo llevará Pablo Casado de la mano de Ramón Luis Valcárcel, Pablo Zalba, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios