La Policía detiene a cuatro personas por intercambiar pornografía infantil a través de Internet

Una de ellas grabó a la hermana de su pareja y distribuyó los vídeos a terceros

BilbaoActualizado:

Agentes de la Policía Nacional han arrestado a cuatro personas por intercambiar pornografía infantil a través de Internet. Las detenciones, ha informado el cuerpo en un comunicado, se han llevado a cabo en Madrid (2), Alicante y Vizcaya. Uno de ellos grabó desnuda a la hermana pequeña de su pareja y compartió los archivos. Por otro lado, la rápida actuación de las fuerzas de seguridad ha logrado evitar que otro implicado acosara sexualmente a varias niñas con las que ya había establecido contactos electrónicos.

La investigación se inició después de que los agentes recibieran informaciones remitidas por una compañía de servicios tecnológicos en la que se daba cuenta del uso de varios de sus servicios para almacenar y compartir pornografía infantil desde España. Tras varias pesquisas, los policías lograron identificar a cuatro individuos como presuntos responsables de la red.

La primera detención se produjo en el municipio vizcaíno de Sestao, donde un hombre almacenaba un elevado número de archivos de pornografía infantil en un móvil destinado únicamente a este fin, inaccesible y oculto para el resto de su familia. Los agentes descubrieron además que un vecino de Santa Pola, en Alicante, contaba también con este tipo de archivos y había iniciado contacto electrónico con varias chicas menores de edad. La rápida intervención de la Policía posibilitó que el individuo fuera arrestado antes de que pudiera acosar a las jóvenes.

Graba desnuda a la hermana de su pareja

Durante el transcurso de la investigación, los agentes averiguaron que en Madrid había otros dos sospechosos. Uno de ellos, además de las actividades relacionadas con la pornografía infantil, había grabado desnuda a la hermana pequeña de su pareja sin el consentimiento de esta. Más tarde, distribuyó dichas grabaciones a terceras personas, motivo por el cual fue detenido por un delito de revelación de secretos. La Policía corroboró posteriormente que también había filmado en su domicilio a otros familiares de su pareja, incluidas menores de edad.

El último arrestado vivía en la localidad madrileña de Alcorcón, donde almacenaba material pornográfico protagonizado exclusivamente por niñas de entre diez y catorce años.