España

Podemos plantea ahora retirar los privilegios y Page pide su revisión

ABC, que desveló el caso el jueves, revela hoy la literalidad de la enmienda que firmaron PSOE y los populistas

El jefe del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page junto a los nuevos consejeros de Podemos
El jefe del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page junto a los nuevos consejeros de Podemos - Ana Perez Herrera
María José Muñoz Toledo - Actualizado: Guardado en: España

ABC muestra hoy la enmienda presentada por los grupos parlamentarios del PSOE y Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, donde claramente se refleja la intención del Gobierno que preside el socialista Emiliano García-Page de establecer una serie de privilegios a los funcionarios «políticos», esos que en algún momento de su vida profesional han ocupado altos cargos en la Administración regional y que son numerosos, dado que el PSOE ha permanecido al menos tres décadas en el poder, primero con José Bono, después con José María Barreda y desde hace dos años con García-Page.

La enmienda está firmada por la portavoz parlamentaria del PSOE, Blanca Fernández, y por su homólogo de Podemos, David Llorente, pese aque este, nada más producirse una auténtica cascada de críticas desde el ámbito sindical a la polémica enmienda que establece funcionarios «de primera y de segunda» y hasta sueldos vitalicios y otras prebendas como mejora sustancial en las pensiones —y todo ello con efecto retroactivo desde 1983—, se dedicó a publicar en la red social mensajes como este: «He planteado ya en mi grupo parlamentario que retiremos nuestro apoyo y rechacemos cualquier enmienda que pueda suponer privilegios»; o como este otro: «No he participado en la negociación de las enmiendas que denuncia STAS-Intersindical y no soy funcionario ni alto cargo ni aspiro a serlo».

Silencio del vicepresidente

La lectura de estos tuits lleva inexorablemente a preguntarse si realmente leyó lo que firmaba el diputado David Llorente, enfrentado, por otro lado, al flamante vicepresidente segundo del Gobierno Page y su compañero de escaño hasta ahora en las Cortes regionales, José García Molina, quien no ha dicho una palabra sobre este polémico asunto desde que desde hace dos días comparte banco azul con los consejeros del presidente Page

Sí tuvo que salir al paso el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, quien ayer expresó su intención de «analizar» la enmienda, de la que se apresuró a decir que no se trata de «sobresueldos sino de carrera profesional», y sí de «no perjudicar la carrera profesional de aquellos funcionarios que acceden a un puesto de responsabilidad en la Administración regional». «En todas las comunidades autónomas y en la Administración del Estado hay reconocido un complemento, el famoso complemento de alto cargo, para quien tuviera responsabilidades en diferentes administraciones», explicó el consejero, quien añadió que en la región «no se ha hecho eso». Ruiz Molina aseguró que «lo que hemos hecho es que quien tengan condición de funcionario y tenga responsabilidad política se le reconozca la carrera profesional de los funcionarios y no pierda ese derecho».

Estas palabras las pronunció el consejero a las 11 horas de ayer antes de su comparecencia en la Comisión de Economía de las Cortes. Dos horas después, fue el propio García-Page quien anunció en una emisora local de radio que iba a decirle a Ruiz Molina que hablara con los sindicatos sobre la enmienda. «No tengo ningún problema en que los sindicatos hablen con el consejero si hay gente a la que le suscita dudas ese debate. Mi pretensión es que no haya privilegios y prejuicios».

En dicha comisión, la portavoz del PP, Ana Guarinos, dijo que «lo que quiere hacer Page y sus amigos de Podemos, con los sobresueldos debajo del brazo, es una auténtica vergüenza y la mayor cacicada que se puede hacer en una administración», además de incrementar en un 42% el gasto en altos cargos. Además, en el PP opinan que estos «privilegios vía enmienda» responden al deseo de García-Page de recuperar el apoyo perdido de cierta militancia del PSOE de cara al congreso regional de noviembre, donde otros candidatos pueden disputarle le Secretaría General.

Toda la actualidad en portada

comentarios