España

Podemos se arrima al ideario de Batasuna para arrastrar su voto

Defiende la consulta de la «nación» vasca, acercar a los presos y gestionar las cárceles

Otegui, este viernes en un mitin en Vitoria
Otegui, este viernes en un mitin en Vitoria - EFE

Con el PNV de Iñigo Urkullu lanzado hacia la victoria por las encuestas, la gran lucha por la segunda plaza electoral en el País Vasco enfrenta a Bildu y Podemos. El sondeo del CIS les empata a fuerzas, con 16 escaños, aunque los analistas apuntan a que la formación morada, que venía de un histórico triunfo en las generales, se desinfla. Su irrupción en el Parlamento de Vitoria será, en todo caso, un éxito.

El partido de Pablo Iglesias, que hoy celebra un mitin en Baracaldo, pesca en los mismos caladeros que el PSE, al que doblega a la mitad (8 escaños, según los sondeos). Pero también de Bildu, al que araña hasta cinco asientos respecto a 2012.

La elección de Pili Zabala (hermana de un etarra víctima de los GAL) como su candidata a lendakari fue el primer guiño al mundo de Batasuna. Pero según van desvelando en los últimos días, Podemos ha diseñado un programa político que, aunque vestido ideológicamente con un corte más social que identitario, asume algunas de las reivindicaciones históricas del nacionalismo. Incluido el acercamiento de los presos de ETA, asumir la política penitenciaria (que cree «vengativa») o exigir un cumplimiento laxo de penas. «Acorde con el contexto» de final del terror y que «contribuya a la paz social», señalan en su programa, en el que también hay espacio para hablar de «torturas». «La impunidad que ampara la tortura y los malos tratos en los centros de detención y en los centros penitenciarios debe ser erradicada completamente», advierten, dando su apoyo expreso a las familias de los presos y su «sufrimiento».

En la línea con sus «mayores» de Madrid, los responsables vascos de Podemos desechan la actual arquitectura constitucional surgida de la Transición, incluido el Estatuto de Autonomía de Guernica (1979). Y aunque evitan concretar su modelo territorial -«no creemos necesario entrar de inicio», dice el textual de su programa-, defienden «un nuevo estatus territorial» que reconozca el País Vasco como nación dentro de un Estado plurinacional y plurilingüe».

Adhesión de Navarra

El «derecho a decidir» es el eje central de su propuesta, en la que promueven la consulta por la independencia. Su programa dice literal: «Abogamos por la celebración de una consulta en la que la ciudadanía pueda refrendar el nuevo pacto social que se acuerde, e incluso si existiese una mayoría social clara que así lo reclamara, en la que se pueda elegir entre diversas alternativas, entre ellas, la separación del resto del Estado». También muestran su «receptividad total a explorar» la adhesión de Navarra al País Vasco; si los navarros quieren, precisan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios