España

Planeó el asesinato de su amante para quedarse con 300.000 euros

Cuatro detenidos en Barcelona y Cali por el crimen de una asesora del Consulado colombiano en la Ciudad Condal

Planeó el asesinato de su amante para quedarse con 300.000 euros

La Policía ha logrado cerrar el círculo casi un año y medio después del asesinato de María Eugenia Hidalgo Tovar, una abogada hispano-colombiana, asesora del Consulado con el que cuenta ese país en Barcelona.

Los agentes de Secuestros y Extorsiones de la UDEV Central en coloaboración con sus colegas colombianos detuvieron el martes a cuatro individuos: dos en la Ciudad Condal y dos en Cali, que ya han ingresado en prisión. El autor intelectual del asesinato, el amante de la víctima, planeó el crimen para apropiarse de los 300.000 euros que guardaba la abogada en un depósito inversor, según ha podido saber ABC.

La abogada había viajado a su país natal para encargarse de la venta de unas tierras en Arauca relacionadas con su familia. Hidalgo Tovar, de 37 años, que fue asesora del Consulado hasta 2014, llegó a Bogotá el 13 de mayo del año pasado para realizar los trámites legales de esa venta. Una vez allí, su amante Miguel Mauricio la llamó para que asesorara a un amigo suyo en los trámites para venir a España.

María Eugenia Hidalgo Tovar, la víctima del asesinato
María Eugenia Hidalgo Tovar, la víctima del asesinato- ABC

Ese fue el cebo que utilizó, según los investigadores. Desde la capital, María Eugenia viajó a Cali el 30 de mayo y a partir de ahí se le perdió la pista. Unas cámaras de seguridad la grabaron subiendo a un taxi en el aeropuerto de Palmira, según publicó la prensa colombiana. El día 11 de junio apareció su cadáver semienterrado en cal y la autopsia determinó que murió por asfixia.

Quince días después fueron detenidos «El Viejo» y «El Alacrán» como autores del asesinato, los individuos que trasladaron a la víctima. «El Alacrán», según se averiguó, tenía un primo en Barcelona, John Henry, quien a su vez conocía a Miguel Mauricio, el amante de la víctima y «cerebro» del crimen. Desde entonces, la Unidad de Secuestros de la Policía ha trabajado codo con codo con Colombia. Se barajó que el móvil pudiera estar relacionado con el tráfico de cocaína, hasta que descubrieron que Miguel Mauricio estaba en la ruina. Regentaba varios negocios de lavadero de coches que no funcionaban pero aun así su ritmo de vida era el de un rico.

Socio además de amante de la abogada, que había montado un despacho independiente y asesoraba a la Cámara de comercio colombo-catalana, sabía que un inversor había entregado 300.000 euros a María Eugenia y en ese dinero debió de ver la salida a su maltrecha economía. Los agentes están convencidos de que se ha apropiado del depósito, algo que intentan demostrar con una investigación patrimonial.

Tras dictar Colombia una orden de detención internacional, el martes fueron detenidos Mauricio y Henry en Barcelona y dos cómplices en Cali. La Audiencia Nacional ordenó el ingreso en prisión de los dos primeros. Colombia les acusa de homicidio agravado y desaparición forzada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios