España

Pedro Sánchez no intervendrá en el Comité Federal del sábado

El orden del día solo incluye dos puntos: dar cuenta de las dimisiones en la dirección y convocar el congreso federal

Pedro Sánchez y César Luena, en la reunión de La Ejecutiva del partido del pasado lunes
Pedro Sánchez y César Luena, en la reunión de La Ejecutiva del partido del pasado lunes - EFE
EP Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Comité Federal extraordinario convocado este jueves por la Ejecutiva «en funciones» que lidera Pedro Sánchez no incorpora en su orden del día la intervención inicial del secretario general que da inicio siempre a estas reuniones e incluye únicamente dos puntos en su previsión: dar cuenta de las dimisiones en la dirección y convocar el congreso federal extraordinario que Ferraz quiere que se celebre en noviembre.

La convocatoria remitida a los cerca de 300 miembros del Comité Federal, a la que ha tenido acceso a Europa Press, aparece firmada por César Luena, en calidad de «secretario de Organización y Acción Electoral en funciones», una terminología que la dirección ha comenzado a aplicar también este mismo viernes. Así lo ha hecho en una nota llamando a la calma a la militancia.

Sin embargo, en el comunicado que envió Ferraz después de la reunión de 16 de los 18 miembros de la dirección que no han dimitido, se informaba del acuerdo de «la Comisión Ejecutiva Federal del partido» para convocar la cita del sábado y su propuesta de calendario para el cónclave de noviembre.

Con esta nueva denominación, «en funciones», la dirección estaría reconociendo su situación de interinidad hasta que un nuevo congreso elija a la nueva Ejecutiva. Luena sí admitió el pasado miércoles, después de recibir las 17 dimisiones, que esta nueva situación obligaba a abrir este proceso congresual, aunque defendió que la dirección tenía legitimidad para pilotarlo.

En esto discrepa el sector crítico protagonista de los ceses, ya que considera que las dimisiones, sumadas a tres vacantes anteriores, obligan a la caída de la dirección y la puesta en marcha de una gestora que dirija la sucesión.

Los críticos dudan, por eso, de la legalidad de la cita de este sábado y recalcan, además, que el reconocimiento de que la Ejecutiva está «en funciones» es un argumento más en su tesis, ya que creen que en esta situación no pueden convocar al Comité Federal.

Por su parte, Pedro Sánchez en su comparecencia de este viernes en Ferraz a anunciado que quiere que el Comité Federal de este sábado tome una decisión sobre la posición del partido ante una investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. El socialista pide que se decida entre una gestora y abstención o un Congreso extraordinario.

Dos convocatorias no válidas

Los críticos sostienen que este sábado hay dos convocatorias y ninguna es válida. La primera, la que hizo la Comisión Permanente de la Ejecutiva el pasado lunes, antes de las dimisiones, y que habría sido sustituida por la de ayer.

Sin embargo, puesto que los críticos no aceptan la de este jueves, en principio seguiría vigente la primera. Pero tampoco le reconocen su validez, ya que no fue aprobada por el pleno de la Comisión Ejecutiva Federal, sino por la permanente, que es como se conoce a la versión reducida de este órgano, sin los vocales.

En el orden del día del lunes sí se incluía como primer punto el «informe del secretario general», la intervención pública que tiene siempre el líder del partido antes de que continúe la reunión a puerta cerrada con las palabras de los miembros que soliciten hablar.

Además de un tercer punto de «varios», el segundo era la «ratificación del acuerdo de la Ejecutiva en relación con la celebración del 39 Congreso Federal ordinario», con las fechas propuestas por Sánchez: unas primarias el 23 de octubre y el cónclave el primer fin de semana de diciembre.

Esta terminología generó malestar en el sector crítico, ya que consideran que al hablar de «ratificación» se estaba dando por sentado que no habría debate en torno a las fechas, que han cuestionado desde el primer momento.

Así las cosas, los críticos aseguran que sí acudirán este sábado a Ferraz, aunque no está claro cómo se va a desarrollar la jornada. De hecho, no se descarta que se pudieran recoger firmas para hacer una nueva convocatoria: para ello, la solicitud tendría que ser presentada por un tercio de sus miembros y aprobada por la mitad más uno.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios