Los portavoces en el Congreso de PSOE y PP, Margarita Robles y Rafael Hernando
Los portavoces en el Congreso de PSOE y PP, Margarita Robles y Rafael Hernando - EFE

Los partidos políticos buscan aplazar la comisión territorial propuesta por el PSOE

Podemos y los nacionalistas sopesan dejar sus sillas vacías si sigue adelante

MadridActualizado:

La nueva comisión para la modernización del Estado autonómico, encargada de apuntar una reforma de la Carta Magna, podría quedar pospuesta esta misma semana. Según ha podido saber ABC, el portavoz de Unión del Pueblo Navarro en el Congreso -socio electoral del PP-, Íñigo Alli, ha estado mediando durante todo el fin de semana entre el resto de los partidos del Mixto -PDeCAT, Compromís, Foro, Bildu, Coalición Canaria y Nueva Canarias- para intentar registrar esta mañana un escrito a la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor, solicitando el aplazamiento «sin fecha» de los nombramientos de este nuevo órgano. Su objetivo es salvar este espacio de diálogo ante la posibilidad de que PDeCAT y Podemos se unan a ERC y también dejen vacías sus sillas en la nueva comisión como protesta al uso del artículo 155. La decisión se adoptará esta mañana y depende ya únicamente de la antigua Convergència, ya que todos los demás partidos del Mixto se han mostrado a favor.

Dentro del PDeCAT la facción más favorable al diálogo con el Estado y cercana a su portavoz en el Congreso, Carles Campuzano, se inclina a favor de este aplazamiento. Sin embargo, la facción más radical se inclina por boicotear la comisión, por lo que ayer Campuzano no pudo dar una contestación a Alli, a pesar de que la propia idea del aplazamiento partió de él mismo el pasado viernes. El objetivo del aplazamiento es ganar tiempo a la espera de que la crisis catalana se aplaque y todas las fuerzas políticas puedan participar y hacer aportaciones en la nueva comisión. En definitiva, que este nuevo órgano «tenga sentido».

Sillones vacíos

Según fuentes de la presidencia del Congreso, ante un escrito de este tipo Pastor pedirá opinión al resto de los grupos y, si existe un mayoría partidaria de este aplazamiento, aceptará la petición ya sea del Mixto o del PSOE. Fuentes parlamentarias no creen que encuentre oposición ni siquiera, ya que la tensión política ha alcanzado tal extremo que nadie cree que deba ponerse en marcha en el momento actual. Fuentes de la dirección socialista no quisieron entrar a valorar el posible aplazamiento pero varios portavoces parlamentarios apuntaron a que si el Mixto lo propusiera «le haría un gran favor al PSOE para evitar una imagen de rechazo del nacionalismo a su comisión”.

No en vano, el pasado miércoles la Mesa del Congreso y los portavoces parlamentarios mantuvieron una reunión fuera de acta en la Cámara Baja para abordar distintos asuntos de funcionamiento del Congreso y, al final de la misma, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, propuso aplazar la nueva comisión autonómica, al considerar que «no existe el clima adecuado» para emprender ningún diálogo parlamentario sobre cuestiones territoriales.

Ciudadanos secundó su protesta. Y es que el desafío catalán ha terminado por levantar un telón de acero en el Congreso haciendo inviable la negociación entre el bloque constitucional -PP, PSOE y Ciudadanos- y el bloque soberanista -Podemos, ERC, PDeCAT y PNV- hasta que se resuelva la crisis.

Este lunes a las doce del mediodía acaba el plazo otorgado por Pastor para que los grupos comuniquen cuáles de sus diputados integrarán esta comisión, como paso previo a su constitución. Hasta ahora solo el PSOE, impulsor de la comisión, y Ciudadanos han completado este trámite. El aplazamiento supondría aprobar un nuevo plazo para realizar los nombramientos. La presidenta del Congreso es la única con potestad para adoptar la decisión pero debe comunicarla a la Mesa de la Cámara Baja, un órgano que tiene previsto reunirse mañana mismo a las 10:00 horas. Durante la jornada de hoy aún pueden incluirse puntos en el orden del día pero la cuestión también puede quedar pendiente para una reunión posterior.

PSOE, molesto con el PP

La falta de convencimiento sobre las posibilidades de esta comisión en este momento no son propias del nacionalismo. Ciudadanos se ha mostrado muy crítico desde el principio con su desarrollo y resultado, y el PP, a puerta cerrada, desconfía de la capacidad real de este órgano para resolver los problemas del Estado autonómico. No es ningún secreto que el partido mayoritario aceptó la creación de este nuevo órgano como peaje al PSOE a cambio de la unidad del bloque constitucional antes de la celebración del 1 de octubre. Pero, aún así, el Grupo Socialista contaba con que los populares demostraran un interés que no se ha producido. De hecho, la dirección socialista está visiblemente molesta con el PP por agotar el plazo para comunicar qué diputados formarán parte de la comisión. «Lo lógico no es hacerlo al final del plazo porque parece que vas a rastras. Hablamos de presentar los nombres la semana antes, para demostrar convencimiento en la propia comisión», se quejaban ya el miércoles fuentes de la dirección. El PP, por su parte, replicaba que estaba «en ello». El retraso, más que un favor para el PSOE, sería un favor para todas las formaciones.