España

El partido de Colau se fragmenta al llamar al voto en el 1-O

Catalunya en Comú se suma al 1-O con cuatro de cada diez militantes en contra

Colau y Domènech durante un acto de los «comunes»
Colau y Domènech durante un acto de los «comunes» - EFE

Catalunya en Comú, el partido que impulsan Ada Colau y Xavier Domènech, se suma defintivamente al pretendido referéndum del 1 de octubre, y hará un llamamiento a la militancia para participar en el mismo. Un día después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunciase haber llegado a un acuerdo con la Generalitat para faciliatr las votaciones en Barcelona -aunque sin comprometer a la institución y a sus funcionaros, precisó- su partido, tras semanas de indecisión, llamaba a sumarse la consulta ilegal.

La decisión se tomó evidenciando en cualquer caso la profunda fractura que este asunto genera en el interior del espacio de los «comunes». En la consulta interna celebrada entre el 12 y el 14 de septiembre, en la que participó un 44 % de la militancia, el 59,39% (2.053 votos) de los «comunes» votaron a favor de que el partido que lideran Ada Colau y Xavier Domènech llame a los catalanes a la participación pese a no ser el referéndum que necesita Cataluña, según su lenguaje, frente al 40,61% (1.404) que lo hizo en contra.

Pese a la división que suscita el 1-O entre los «comunes», la formación se ha pronunciado a favor de la «consulta»
El hecho de que cuatro de cada diez militantes rechazase la propuesta que se lanzó desde la dirección no puede leerse de otra forma que como una amonestación al liderazgo de Colau y Domènech, más cuando lo que se preguntaba era si el partido debía sumarse a la «movilización» del 1 de octubre, sin hablar en concreto de referéndum. El resultado es aún más llamativo cuando se comunica un día después de que la alcaldesa Colau, aunque sin comprometerse hasta el final para evitar consecuencias penales, optase por sumarse al acuerdo con la Generalitat.

La distinta posición con respecto al referéndum ya ha quebrado en dos el grupo parlamentario de Catalunya Sí que es Pot: por un lado, Podem, partidarios de la consulta, y por otro, el resto de diputados, encabezados por Lluís Rabell y Joan Coscubiela, cuya intervención durante el pleno en el que se aprobó la ley de Consulta precipitó la confrontación. Ahora, esta división se traslada al partido Catalunya en Comú, aunque formalmente la formación se incorpora a la «movilización» del 1-O. En este caso, y ante la división en un asunto nuclear, el mejor aglutinador es el ataque al Partido Popular, cuya «ola represiva» es la justificación última de la formación para sumarse al bloque de la consulta.

Colau junto a Domènech (izqda) y Pablo Iglesias (dcha) en un acto de la Diada
Colau junto a Domènech (izqda) y Pablo Iglesias (dcha) en un acto de la Diada- EFE

La portavoz de los «comunes», Elisenda Alamany, y en base al resultado hizo un llamamiento a la participación, sin decantarse ni por el «sí» ni por el «no» dadas las diferentes sensibilidades dentro del partido. Catalunya en Comú hará una campaña propia aunque no participará en ninguno de los actos oficiales programados por los independentistas.

Alamany admitió que el 1 de octubre, suspendido por el TC, «no tendrá la normalidad democrática que desearíamos», pero defendió esta llamada a la participación frente a la «ola represiva» de un Gobierno que practica la «estrategia del miedo», «se escuda tras los tribunales y las querellas» y adolece de «sordera» ante las demandas catalanas. «No podemos doblegarnos», apuntó la portavoz.

En este contexto, los «comunes» harán campaña para movilizar a ese «80 % de los catalanes favorables» al derecho a decidir, según algunas encuestas, con actos propios que todavía no han cerrado, pero sin entrar en la política de bloques y sin participar en ninguno de los eventos que han organizado los partidos independentistas. De hecho, avanzó que las caras más visibles del partido -como es el caso de la propia Colau- votarán en la movilización «legítima en forma de consulta». En declaraciones recogidas `por Efe, la portavoz del partido, por otra parte, se mostró muy crítica con el PSOE y con el PSC, animándoles a denunciar la «agresión flagrante» del PP a las instituciones catalanas.

Toda la actualidad en portada

comentarios