España

Palma de Mallorca vuelve a ser solo «Palma»

El Parlamento balear aprueba el cambio de la denominación de la capital isleña, tras la modificación aprobada en la pasada legislatura por el PP en la Ley de Capitalidad

Francina Armengol, presidenta del gobierno Balear
Francina Armengol, presidenta del gobierno Balear - EFE

El Parlamento balear ha aprobado en el pleno ordinario celebrado este martes una modificación puntual de la Ley de Capitalidad, gracias a la cual la denominación oficial de la capital isleña volverá a ser «Palma» en lugar de «Palma de Mallorca». Han votado a favor del nuevo nombre las tres formaciones que apoyan al Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol, el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos. Por su parte, tanto el PP como Proposta per les Illes y Ciudadanos han votado en contra.

El primer paso en esa dirección se había dado ya el pasado mes de enero en el Ayuntamiento de Palma, cuando el tripartito que en este mandato gobierna en el consistorio palmesano aprobó inicialmente el cambio de denominación, que debía se refrendado por la Cámara autonómica en virtud de lo que establece la Ley de Capitalidad. El alcalde de Palma es en la actualidad el socialista José Hila, quien en junio de 2017 será relevado en el cargo por el econacionalista Antoni Noguera.

Hila se ha mostrado este martes satisfecho con la decisión tomada por el Parlamento regional. «Yo soy el alcalde de Palma, no de Palma de Mallorca» ha afirmado, a preguntas de los periodistas, para añadir: «Creo que Palma es el nombre de la ciudad, una ciudad que tiene la suficiente fuerza como para no necesitar un apellido».

La denominación de «Palma de Mallorca», que ahora será sustituida, había sido aprobada en noviembre de 2011 por el anterior equipo de gobierno municipal, que presidió el popular Mateo Isern. Con posterioridad, en marzo de 2012, esa decisión fue validada por el Parlamento balear, que entonces contaba con una mayoría absoluta del PP bajo la presidencia del popular José Ramón Bauzá.

Isern compareció hace cuatro años en la Cámara autonómica para defender su posición. «Palma, Palma de Mallorca y Ciutat son nombres que designan por igual a la capital de Mallorca», dijo entonces, si bien añadió que tanto en el resto de España como en el extranjero la ciudad suele ser nombrada con el topónimo que los populares habían decidido hacer oficial.

El escritor mallorquín Joan Mas Quetglas explicó en su libro «Historia de la ciudad de Palma» que «pocas ciudades del mundo han experimentado tantos cambios de nombre como Palma». Para el Imperio Romano la ciudad fue «Palma», mientras que para los musulmanes fue «Madina Mayurqa» («Ciudad o Capital de Mallorca»). Tras la liberación de la capital isleña por parte del rey Jaime I de Aragón, en 1229, fue asentándose poco a poco y coloquialmente la denominación «Ciutat de Mallorca». Finalmente, a partir del siglo XVIII, la ciudad fue designada habitualmente como «Palma» en los documentos oficiales.

En el debate celebrado este martes en el Parlamento autonómico, el diputado popular Álvaro Gijón ha señalado que ha llegado a la conclusión de que «el tema, el nombre, ni siquiera es lo importante» en relación a este asunto. «Todo lo que suena a centralidad, a Estado español, les espeluzna, les pone los pelos de punta», ha afirmado Gijón refiriéndose a los integrantes del tripartito.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios