Miquel Iceta, bailando durante un mitin
Miquel Iceta, bailando durante un mitin - EFE

Las ocurrencias de Iceta: de la Hacienda catalana a la vía canadiense pasando por la quita de deuda

No es la primera vez que el primer secretario del PSC propone medidas que levantan críticas tanto en su partido como en el resto de formaciones políticas

MadridActualizado:

La campaña electoral en Cataluña no ha empezado pero el goteo de ocurrencias no cesa y uno de los alumnos más aventajados de la clase en esta materia es el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien, después de dar la nota en cursos anteriores con propuestas como la vía canadiense, en esta ocasión se ha descolgado con las propuestas de su programa económico.

Esta mañana se ha conocido su intención de que se condone la deuda de la Generalitat de Cataluña y otras comunidades autónomas (CC.AA.) que han realizado, a su juicio, «un esfuerzo excesivo» para intentar reducir su déficit.

«Cuando el Estado ha pedido una reducción del déficit de las comunidades autónomas tan fuerte ha olvidado que son las que pagan servicios tan importantes como la sanidad y la educación», ha criticado este miércoles en una entrevista de Cadena Cope recogida por Europa Press en la que ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de un reparto injusto entre las administraciones central y autonómicas.

Es por ello que ha abogado por que las autonomías que se han endeudado por la «injusta» reducción del déficit que se les ha impuesto puedan ser compensadas, aunque ha advertido de que debe tenerse en cuenta si también se han endeudado por decisiones equivocadas de sus gobiernos.

Hacienda independiente

No contento con ello, el primer secretario del PSC también apuesta por la creación de una Hacienda federal para que Cataluña pueda recaudar impuestos como el IRPF y el IVA «en consorcio con la Administración central del Estado, tal como dice el Estatut».

Lo ha propuesto en un artículo publicado este jueves en El Mundo, recogido por Europa Press, en el que recuerda que las comunidades autónomas son las responsables de «tres pilares» del Estado del Bienestar —Educación, Sanidad y Servicios Sociales— a merced del sistema de financiación, del que pide una reforma.

Las críticas de sus rivales políticos no se han hecho esperar, tanto desde la oposición como desde algunos sectores de su partido, que no comparten unas polémicas propuestas. No es la primera vez que ocurre algo así y el caso más claro tuvo lugar hace más de un año.

Vía canadiense

Antes de que estallara la consulta ilegal del 1-O, allá por el mes de agosto de 2016, Iceta defendió la vía canadiense, que avalaría en Cataluña un referéndum de independencia similar al que se celebró en Canadá sobre Quebec, como una posible solución para desatascar el «procés».

La propuesta de Iceta cosechó las iras dentro del propio partido catalán, que ya purgó los sectores nacionalistas que cobijaba a costa de perder dirigentes, militantes y votantes, pero también en el PSOE nacional.

De momento, sus propuestas económicas de este año no han sido desacreditadas por el partido, pero también es verdad que todavía queda tiempo hasta llegar a las urnas el 21 de diciembre.