España

El día que Obama llamó por teléfono al Rey desde el «Air Force One»

Don Felipe congenió desde el principio con el primer presidente de EE.UU. de su reinado

Septiembre de 2016: El Rey, durante el almuerzo ofrecido a los participantes en la Asamblea General de la ONU. Coincidió en la mesa con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama
Septiembre de 2016: El Rey, durante el almuerzo ofrecido a los participantes en la Asamblea General de la ONU. Coincidió en la mesa con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama - EFE

Apenas habían pasado tres meses de su proclamación cuando Don Felipe mantuvo su primer encuentro como Rey con un presidente de Estados Unidos. Como Príncipe de Asturias, había conocido a Bush padre, a quien visitó cuando estudiaba en la Universidad de Georgetown; a Bill y a Hillary Clinton, que llegaron a hacerse muy amigos de Don Juan Carlos, y a Bush hijo, que le recibió oficialmente en la Casa Blanca. Pero aquella iba a ser su primera reunión entre iguales.

Aquel día, el 23 de septiembre de 2014, Barack Obama tenía tantas citas que su agenda estaba saturada. Una de ellas era recibir al nuevo Rey de España, que se encontraba en Nueva York porque iba a intervenir por primera vez en la Asamblea General de Naciones Unidas. Don Felipe se desplazaría al Hotel Waldorf Astoria, donde Obama se hospedaba.

De aquel encuentro queda una foto, tomada al principio de la reunión, que no transmite ninguna afinidad especial. Mientras ambos se estrechaban la mano, Obama se mostraba serio y miraba fijamente a los ojos del Rey, que esbozaba una tenue sonrisa. Sin embargo, a medida que fue avanzando la conversación, el encuentro fue ganando en calidez y, a pesar de que el tiempo apremiaba, se prolongó durante casi media hora. Era más de lo previsto en un principio, ya que inicialmente iba a tratarse solo de un encuentro de presentación.

A la salida, fuentes oficiales calificaron la reunión de «distendida y muy cordial» y destacaron la «buena sintonía personal» entre los dos jefes de Estado. Es probable que Obama constatara en el encuentro que compartía mucho más de lo que se podía imaginar con aquel hombre de su generación -el presidente es seis años y medio mayor que el Rey- que también había recibido una magnífica formación académica, incluso había estudiado en Estados Unidos, y al que le inquietaban los mismos asuntos que a él. En el terreno personal, también había coincidencias: los dos se habían casado con profesionales brillantes -que después se harían amigas- y eran padres de dos hijas. Si la foto se hubiera tomado en la despedida, es muy probable que hubiese sido más cálida.

Julio de 2016: Felipe VI saluda al presidente de los EE.UU., en el salón de las Columnas del Palacio Real, en su primera visita oficial a España
Julio de 2016: Felipe VI saluda al presidente de los EE.UU., en el salón de las Columnas del Palacio Real, en su primera visita oficial a España- EFE

A partir de ese primer encuentro, Obama y el Rey han coincidido en varias ocasiones y se han visitado mutuamente, pero fuentes próximas a Don Felipe coinciden en marcar un momento especial en la relación entre los dos Jefes de Estado: el viaje que el presidente de Estados Unidos realizó a Madrid el pasado mes de julio, en respuesta a la invitación que le hizo el Rey cuando le visitó en la Casa Blanca en septiembre de 2015.

Improvisar un plan exprés

Iba a ser el primer, tardío y único viaje de Obama a España durante su mandato, y estaba siendo preparado con todo detalle, pero el asesinato de cinco policías en Dallas obligó a reducir la visita en el último momento. En menos de 24 horas la Casa del Rey improvisó un plan alternativo exprés en el imponente escenario del Palacio Real que sorprendió a Obama. Antes de mantener una reunión de trabajo de una hora de duración, Don Felipe le mostró personalmente el Palacio. El Rey le guió por la escalinata principal, el salón de Columnas, el comedor de gala, la sala Gasparini, el salón del Trono y el salón de Embajadores, donde celebraron la reunión. «Este edificio es símbolo de nuestra historia», le decía Don Felipe. Y en el recorrido, Obama se mostraba encantado ante tanta historia, tantas obras de arte y la hospitalidad de su anfitrión. «Nunca hubiera imaginado que iba a ser recibido por Su Majestad», confesó, tras recordar su primer viaje a España con «una mochila».

Esa misma tarde Obama se trasladó a la base de Rota, desde donde regresó a Washington, y durante el vuelo llamó por teléfono al Rey desde el «Air Force One» para agradecerle el trato recibido y transmitirle su satisfacción. Desde entonces, la amistad ha ido a más, como se ha podido ver cuando han coincidido en Nueva York, la pasada semana, y el viernes en Israel.

El Rey saluda a Obama, ambos con kipá, este pasado 30 de septiembre de 2016 en Jerusalén
El Rey saluda a Obama, ambos con kipá, este pasado 30 de septiembre de 2016 en Jerusalén- AFP
Toda la actualidad en portada
publicidad