España

Una nueva prueba avala que Publio Cordón estuvo cautivo en un chalé de Lyon

Las letras hallados en la jamba de la puerta de un armario de la casa se corresponden con la caligrafía de la víctima

El chalé donde Cordon estuvo secuestrado
El chalé donde Cordon estuvo secuestrado - AFP
EFE - Actualizado: Guardado en:

Una prueba caligráfica ha avalado que el empresario aragonés Publio Cordón estuvo encerrado en un chalé de Lyon (Francia), ya que las letras y números hallados en la jamba de la puerta de un armario de la casa se corresponden sin lugar a dudas con la caligrafía de la víctima.

Así lo han revelado a Efe fuentes judiciales, que han señalado que el informe de los laboratorios de la Guardia Civil, a los que llegó el trozo de la jamba tras la comisión rogatoria cursada a Francia para que autorizara ese traslado, determina de forma «contundente» que fue Cordón, secuestrado por la organización terrorista PCE(r)-Grapo, quien realizó esas muescas. 

Números y letras con los que el empresario marcó los días de su cautiverio y que vendrían a corroborar la versión del exgrapo Fernando Silva Sande de que los terroristas trasladaron a su víctima a ese chalé de la citada ciudad francesa.

Las mismas fuentes han resaltado la importancia que para la investigación del secuestro de Cordón, ocurrido en 1995, tiene este nuevo indicio, toda vez que «certifica» que el empresario estuvo allí y confirma otros extremos del caso y de la declaración de Silva Sande, condenado por estos hechos.

Extremos como que el empresario pudiera haber fallecido de forma accidental al caer desde la ventana de la pequeña habitación abuhardillada, oscura y con altas temperaturas propias del mes de julio, en un desesperado intento de librarse de sus captores.

Se trata de la primera vez que los laboratorios de la Guardia Civil han podido analizar físicamente ese vestigio, ya que hasta ahora sólo disponían de una fotografía de la jamba.

Otros elementos indiciarios

Tras el resultado pericial, la prueba caligráfica se une a «otros muchos elementos indiciarios» que corroboran la versión de Silva Sande, precisan las fuentes.

De todos modos, el resultado de las últimas pruebas periciales respaldan no solo el testimonio de Silva Sande, sino también el de la propietaria del chalé, que identifica al ponferradino José Antonio Ramón Teijelo -procesado y en prisión provisional por el secuestro- y a María Victoria Gómez Méndez -también procesada y cumpliendo condena en  prisión por otras causas- como las personas que alquilaron la vivienda.

Es más, Teijelo arrendó la casa con la identidad falsa que habitualmente utilizaba. Precisamente, el nombre que recordó la propietaria en su declaración, en la que resalt? la partida precipitada de la pareja de la casa.

Indicios todos que van a exponerse en el juicio que en los próximos meses se abrirá en la Audiencia Nacional contra Teijelo y María Victoria, en una vista que podría despejar algunas incógnitas, aunque policialmente el caso está resuelto porque todos los responsables del secuestro han sido puestos a disposición judicial.

La pregunta que surge ahora es si Teijelo, expulsado del PCE(r)-GRAPO en el año 2000 por discutir el liderazgo de la organización al «camarada Arenas», se mantendrá fiel a las órdenes de quien le expulsó, o por el contrario, decidirá colaborar con la justicia tratando de marcar la zona donde fue enterrado el empresario, supuestamente en el Mont Ventoux francés. Un lugar que la Guardia Civil y los agentes franceses han rastreado en numerosas ocasiones.

Su colaboración le podría resultar beneficiosa, porque podría imputársele un delito al que correspondería una pena sensiblemente inferior a la que se aplica por secuestro sin dar fe del paradero, que es su imputación actual y cuya pena equivale a la de asesinato.

Además del caso de secuestro de Publio Cordón, Teijelo se enfrenta a otro procedimiento, abierto contra él y contra su pareja sentimental, la también exmiembro de la organización y recientemente detenida Manuela Ontanilla Galán, por su participación en la campaña de extorsiones que el PCE(r)-Grapo llevó a cabo en el año 1998 sobre casi 200 empresarios españoles.

El último rastreo en el Mont Ventoux se llevó a cabo después de que Silva Sande, que se sometió a la prueba neurológica P-300 para determinar la verosimilitud de sus recuerdos, ofreciera en septiembre de 2014 una nueva ubicación del lugar donde podrían estar ocultos los restos del empresario. 

Ubicación que sería la misma que, al parecer, le marcó en un plano Teijelo cuando ambos coincidieron en la cárcel en 2008.

De ahí, la importancia del testimonio de este último en el juicio, así como de María Victoria Gómez. Ambos y Silva Sande, según consta en las diligencias del sumario, podrían haber enterrado el cadáver.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios