José Montilla, expresidente de la Generalitat
José Montilla, expresidente de la Generalitat - ÁNGEL DE ANTONIO

Montilla, a Puigdemont: «La ruptura de la ley es inaceptable»

El expresidente de la Generalitat exige «esfuerzos reales» y no «retóricos» para «disminuir la tensión»

MadridActualizado:

El expresidente de la Generalitat de Cataluña José Montilla avisó este martes al actual presidente, Carles Puigdemont, de que una declaración unilateral de independencia «sólo serviría para hacer más difícil un acuerdo» y exigió tanto al Gobierno central como al catalán «que hagan esfuerzos reales» y no «retóricos» para «disminuir la tensión».

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

En una declaración escrita, Montilla pidió a Gobierno y Generalitat que se comprometan a no adoptar nuevas decisiones «que nos lleven al desastre», porque «no podemos, colectivamente, seguir por este camino».

«Es imprescindible iniciar un proceso de negociación sobre los problemas de nuestro autogobierno y sobre los cambios legales, constitucionales y de todo orden que sean necesarios para encontrar una salida de futuro a la actual situación», expresó el también ex primer secretario del PSC, que aseguró que «la ruptura de la ley es inaceptable», pero también el «inmovilismo».

Asimismo, dijo al presidente de la Generalitat que no puede ignorar las voces que le reclaman «impedir una nueva salida hacia delante haciendo una declaración de independencia, tenga ésta la forma que tenga, ya que sólo serviría para hacer más difícil un acuerdo». Todo esto, defendió, lo dicen desde la propia coalición de su gobierno, los partidos de la oposición, los ciudadanos, el Gobierno central y hasta «las autoridades europeas».

Montilla demandó hacer «un último esfuerzo» y alertó sobre los «riesgos» que corre la sociedad catalana. «Digámoslo claro, ha habido demasiados silencios y demasiadas ambigüedades por parte de la clase dirigente de este país», subrayó.

Apeló también al «discurso de la responsabilidad» en lugar del «miedo», como el que tienen las empresas que se han ido de Cataluña y que necesitan «certezas y estabilidad política». «Ningún país se puede permitir el lujo de colocar tejido económico en juego», indicó.

Por último, apeló al «sentido de país» y al «coraje» que deben tener Carles Puigdemont y Oriol Junqueras para decir con claridad a los catalanes que con su hoja de ruta «vamos a un camino sin salida y a una etapa de grandes sufrimientos» y, además, con «ningún resultado positivo para nuestra sociedad».